Publicado 30/11/2021 11:56

El presidente de Portugal veta por segunda vez la ley de eutanasia

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa
El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa - Alberto Ortega - Europa Press

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, ha vetado por segunda vez el proyecto de ley aprobado por el Parlamento para legalizar la eutanasia, de nuevo por las dudas sobre el alcance práctico de una medida que ya dependerá de los diputados que sean elegidos en los comicios legislativos de finales de enero.

La Asamblea de la República había dado su visto bueno al texto actual a principios de noviembre, después de tener en cuenta las aclaraciones que le había reclamado el Tribunal Constitucional tras las dudas que ya expresó Rebelo de Sousa en su día. El segundo proyecto había recibido 138 votos a favor, 84 en contra y cinco abstenciones.

El mandatario conservador, sin embargo, ha vuelto a hacer de freno a la promulgación definitiva. Quiere que los diputados aclaren conceptos y posibles contradicciones, en particular por los conceptos de "enfermedad incurable" y "enfermedad grave" que acompañan al de "enfermedad fatal".

Cree que el texto, en su redacción actual, establece "un cambio considerable de ponderación de los valores de la vida y la libre autodeterminación", según un mensaje difundido por la propia Presidencia y que recoge extractos de la sentencia emitida por el Tribunal Constitucional.

"En un asunto tan importante como éste, relativo a derechos esenciales de las personas como el derecho a la vida y la libertad de autodeterminación, la aparente incongruencia (legislativa) corre el riesgo de afectar fatalmente el contenido", apunta Rebelo de Sousa, que cuestiona que exista una mayoría en Portugal en favor de esta reforma.

En este sentido, se ha preguntado si el "sentimiento social dominante" ha cambiado en el tiempo transcurrido entre las dos versiones y qué habría ocurrido entre medias. "¿El paso dado en España?", plantea, haciendo alusión a la legalización de la eutanasia y el suicidio asistido en el país vecino.

El debate, en cualquier caso, recaerá ya en manos de la Asamblea de la República surgida de los comicios del 30 de enero. El segundo texto había recibido este mes el apoyo de la mayor parte de los diputados del gobernante Partido Socialista, las formaciones de izquierda y 13 diputados del conservador Partido Social Demócrata (PSD), el principal de la oposición.