El primer ministro de Australia asegura que un gobierno extranjero está detrás del ciberataque contra parlamentarios

Scott Morrison
REUTERS / DAVID GRAY - Archivo
Actualizado 18/02/2019 5:29:02 CET

SÍDNEY, 18 Feb. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha asegurado este lunes que el ciberataque de este mes contra parlamentarios australianos podría haber sido llevado a cabo por un país extranjero.

Los parlamentarios fueron advertidos este mes de que debían cambiar urgentemente sus contraseñas después de que la agencia de Inteligencia cibernética de Australia detectara un ataque en la red informática del Parlamento.

Los 'hackers' entraron en las redes de los principales partidos políticos de Australia, según ha añadido Morrison mientras emitía una evaluación inicial de los investigadores.

"Nuestros expertos cibernéticos creen que un actor estatal sofisticado es responsable de esta actividad", ha señalado Morrison dirigiéndose al Parlamento. "También nos hemos percatado de que las redes de algunos partidos políticos, liberales, sindicales y nacionales se han visto afectados", ha aseverado.

El primer ministro australiano no ha detallado a qué información tuvieron acceso los 'hackers', pero ha señalado que no hay pruebas de interferencia electoral. Los australianos están llamados a acudir a las urnas en mayo.

Alastair MacGibbon, director del Centro de Seguridad Cibernética de Australia, el departamento gubernamental responsable de la seguridad en la red ha señalado que aún se están asegurando redes locales.

"Nuestras instituciones políticas representan objetivos de alto valor", ha afirmado MacGibbon. "Seguiremos trabajando con nuestros colegas tanto aquí como en el extranjero para averiguar quién está detrás de esto y, con suerte, su intención", ha aseverado.

Morrison no se ha referido a ningún país en concreto, aunque los analistas del Gobierno han afirmado que China, Rusia e Irán eran los principales sospechosos.

Las relaciones con China se han deteriorado desde 2017, después de que Canberra acusara a Pekín de entrometerse en sus asuntos internos. Desde entonces, ambos países han tratado de mejorar sus lazos, pero Australia sigue desconfiando de China.

La tensión aumentó este mes después de que Australia rescindiera el visado de un prominente empresario chino, solo meses después de prohibir a la empresa de telecomunicaciones china Huawei Technologies que suministrara equipos a su red de banda ancha 5G.

Para leer más