El primer ministro de Haití alerta de una posible crisis humanitaria

Publicado 26/06/2015 22:06:52CET

BOGOTÁ, 26 Jun. (Reuters/EP) -

Cientos de inmigrantes haitianos y dominicanos descendientes de haitianos acceden a Haití cada día desde República Dominicana, por temor a una posible deportación, lo que podría causar una crisis humanitaria, según ha afirmado este viernes el primer ministro haitiano, Evans Paul.

"Con las deportaciones de inmigrantes por parte de República Dominicana, estamos en un clima de crisis humanitaria", ha escrito Paul en su cuenta en Twitter.

El flujo migratorio en los pasos fronterizos se ha multiplicado después de que la semana pasada República Dominicana aprobara una ley que obliga a los ciudadanos indocumentados a registrarse para obtener el permiso de residencia, para lo que se habilitó un plan especial de regularización. Según las autoridades dominicanas, aquellos que no posean documentos de identidad podrían ser deportados.

A pesar de que República Dominicana ha asegurado que no habrá deportaciones masivas, desde el anuncio de la ley han sido centenares los inmigrantes indocumentados que se han trasladado a Haití.

La representante especial del Secretario General de la ONU para Haití, Sandra Honoré, pidió el miércoles al Gobierno de República Dominicana que respetase "la dignidad de las personas y el Derecho Humanitario" en las deportaciones de haitianos.

Según datos oficiales del Gobierno dominicano, en 2012 vivían en el país unos 460.000 inmigrantes haitianos sin permiso de residencia. El Ministerio del Interior informó la semana pasada de que solo 250.000 lograron inscribirse en el plan de regularización.

La semana pasada, alrededor de 12.000 inmigrantes haitianos cruzaron la frontera con Haití en autobuses abarrotados y a pie, cargando con sus pertenencias en la cabeza y empujando carretillas con muebles y colchones. Varios han asegurado haber huido por temor a una deportación forzosa o a la persecución por parte de las autoridades dominicanas si permanecen en el país.

Cientos de miles de haitianos han emigrado en los últimos años a la vecina República Dominicana, con una economía más próspera, para escapar de la violencia política y buscar una vida mejor. El terremoto de 2010 que destrozó la capital haitiana, Puerto Príncipe, provocó también que muchos ciudadanos buscaran refugio en República Dominicana.