Prorrogado el plazo para entrega de armas ilegales en la localidad natal del líder miliciano de Darfur Musa Hila

Actualizado 05/12/2017 6:06:35 CET

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una milicia progubernamental sudanesa ha anunciado este lunes la extensión de la fecha límite para la entrega de armas ilegales en la localidad natal del líder miliciano de Darfur Musa Hilal, Mistiriyha, ubicada en el estado de Darfur del Norte (noroeste).

Hilal fue detenido en noviembre junto a tres de sus hijos y varios integrantes de su milicia, las Fuerzas de la Guardia Fronteriza (BGF), durante una operación de la citada milicia progubernamental, las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF).

El 'número dos' de las RSF, Abdel Rahim Daglo, ha pedido a la población que entreguen las armas no registradas y trabajen para mantener la seguridad, según ha informado el diario local 'Sudan Tribune'.

Asimismo, ha recalcado que Hilal es el responsable de lo sucedido, achacando su arresto a la emboscada que sus milicianos tendieron a las RSF. Daglo ha descrito dicho ataque como "un claro acto criminal".

Hilal fue líder de la milicia progubernamental Janjawid y fue nombrado en 2008 asesor del presidente sudanés, Omar Hasán al Bashir, si bien posteriormente se distanciaron, pasando a encabezar otra milicia que ha protagonizado numerosos enfrentamientos con las fuerzas de Jartum.

El líder miliciano se negó a entregar las armas y a participar en una conversación para resolver las disputas, lo que derivó en la operación de las RSF, en la que murieron diez miembros de las fuerzas de seguridad.

El conflicto en Darfur estalló en 2003 cuando grupos rebeldes de la comunidad negra iniciaron ataques contra las fuerzas gubernamentales, acusando a Jartum de favorecer a los árabes de la región.

En respuesta, la milicia Janjawid --de mayoría árabe y alineada con Jartum-- lanzó una operación contra estos grupos, siendo acusada de llevar a cabo una política de limpieza étnica y genocidio.

El Tribunal Penal Internacional (TPI) ha emitido órdenes de arresto internacional contra Al Bashir por genocidio, crímenes de guerra y contra la Humanidad en Darfur, en un conflicto que ha dejado al menos 300.000 muertos.