Actualizado 22/09/2016 20:58 CET

Protestas en Rumanía tras la decisión del Senado de no investigar al ex primer ministro

BUCAREST, 22 Sep. (Reuters/EP) -

Miles de rumanos se han manifestado este jueves en contra de la decisión del Senado de cerrar una investigación contra el ex primer ministro Gabriel Oprea en la que estaba acusado de homicidio, tras un accidente con uno de sus escoltas.

A finales de 2015, Oprea viajaba en un convoy al que no tenía derecho cuando uno de los escoltas motorizados se topó con un bache y perdió la vida. La Fiscalía anticorrupción, entonces, pidió al Senado que iniciara una investigación para esclarecer si Oprea era responsable del accidente al haber usado un convoy cuando no tenía derecho a él. Según la ley rumana, los senadores solo pueden ser investigados si la Cámara Alta así lo decide.

Oprea niega las acusaciones y asegura que no puede ser responsable de la muerte desde el asiento trasero de un coche. La mayoría de los senadores votaron en contra de la investigación, algo que ha levantado críticas del presidente, Klaus Iohannis, y otros diplomáticos extranjeros.

"Es una decisión política y está bloqueando a la justicia", ha asegurado la jefa de la Fiscalía anticorrupción, Laura Codruta Kovesi. "Hay una madre que sigue esperando", ha añadido.

No es la primera vez que los senadores rechazan peticiones similares en los últimos años sin motivo aparente. La Comisión Europea, que observa con especial cuidado el sistema judicial rumano, ha criticado constantemente este tipo de acciones.

Alrededor de 2.000 personas han protestado a las afueras del Parlamento en Bucarest con eslóganes y cantos que han criticado la inmunidad de los políticos y se han posicionado de parte de la familia de la víctima. Las protestas también se han realizado en otras partes del país como las ciudades de Cluj, Iasi, Galati y Timisoara.

Oprea ha informado este jueves de que podría haberse equivocado al pedir a sus compañeros que rechazaran la investigación y que pediría una repetición de las votaciones. "Sé que soy inocente y no estoy huyendo de la justicia", ha asegurado.

"También sé que este caso levanta demasiados interrogantes. ¿Si fueras yo aceptarías que dijeran que has matado a un hombre a pesar de que no has tenido conexión con ninguna de las causas del accidente?", ha añadido.

En los últimos años, la Fiscalía rumana ha estado llevando a cabo investigaciones contra ministros, diputados, alcaldes, magistrados y empresarios, algo que ha expuesto la difusión de la corrupción en el país.

Para leer más