Putin inaugura la mezquita más grande de Moscú

Putin inaugura la mezquita más grande de Moscú
MAXIM ZMEYEV / REUTERS
Actualizado 23/09/2015 20:09:03 CET

MOSCÚ, 23 Sep. (Reuters/EP) -

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha inaugurado este miércoles la mezquita más grande de Moscú y ha instado a los líderes islámicos a que se opongan al extremismo, en un momento en el que 2.400 rusos están luchando en las filas de la organización terrorista Estado Islámico en Oriente Próximo.

Putin ha asegurado que Rusia debe educar a sus jóvenes musulmanes para evitar que se conviertan en religiosos extremistas. "Esta tarea es particularmente importante hoy cuando se intenta explotar los sentimientos religiosos como fines políticos", ha explicado.

"Vemos qué está ocurriendo en Oriente Próximo donde los terroristas del llamado Estado Islámico deshonran la mayor religión del mundo, deshonran el islam sembrando el odio, matando gente, destrozando de forma bárbara la herencia cultural mundial", ha afirmado el presidente. "Su ideología se basa en mentiras, en una clara perversión del islam. Intentan también reclutar seguidores en nuestros país", ha añadido.

La mezquita ha costado unos 170 millones de dólares (unos 152 millones de euros). El Consejo de Muftis, respaldado por el Kremlin, ha aclarado que se ha financiado con las donaciones privadas, algunas de ellas provenientes de Kazajistán y Turquía, cuyo presidente, Recep Tayyip Erdogan, ha asistido a la ceremonia de inauguración.

El edificio se ha nombrado Mezquita Catedral de Moscú, adoptando una terminología cristiana ortodoxa rusa para la denominación de importantes lugares de culto. Su principal bóveda y su alto minarete reflejan el estilo de muchas iglesias ortodoxas, a excepción de la media luna islámica.

La mezquita tiene una capacidad para 10.000 personas y fue construida en el lugar de una erigida en el siglo XX por la comunidad tártara. Después del cristianismo ortodoxo, el islam es la segunda mayor religión del país con 20 millones de musulmanes, lo que supone el 15 por ciento de la población.

Rusia ha librado dos guerras contra los separatistas chechenos en el Cáucaso Norte, una región principalmente musulmana, en la que todavía hay una insurgencia latente y donde algunos rebeldes han jurado lealtad a Estado Islámico.