Putin y Xi rechazan una intervención militar y apuestan por "un diálogo político inclusivo" para Venezuela

Chinese President Xi Jinping visits Russia
-/Kremlin/dpa
Actualizado 05/06/2019 19:18:46 CET

Coinciden en "la necesidad de defender la cooperación económica y comercial de beneficio mutuo con Irán"

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Los presidentes de Rusia y China, Vladimir Putin y Xi Jinping, respectivamente, han reiterado este miércoles su rechazo a una posible intervención militar en Venezuela y han abogado por "un diálogo político inclusivo" para resolver la crisis política en la nación caribeña.

Putin y Xi han firmado una declaración conjunta sobre Venezuela, al término de la reunión que han sostenido este miércoles en Moscú, en el que instan a "todas las partes" a "promover la resolución pacífica de los problemas en el país a través de un diálogo político inclusivo y oponerse a la intervención militar".

Además, las han alentado igualmente a "cumplir con la Carta de Naciones Unidas, las normas de Derecho Internacional y las relaciones intergubernamentales" y, en concreto, a "adherirse al principio de no injerencia en los asuntos internos de otros estados".

Rusia y China son los principales aliados del Gobierno de Nicolás Maduro en la arena internacional. Le han dado oxígeno financiero en plena crisis económica y mantienen bloqueado el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas --como miembros permanentes con derecho a veto-- frente a las iniciativas de Estados Unidos.

La nación euroasiática incluso ha enviado dos aviones militares con cien efectivos a Caracas, en el marco de los acuerdos bilaterales en materia de defensa, según han explicado Rusia y Venezuela, si bien Estados Unidos ha expresado su malestar por la presencia de botas rusas en el país suramericano.

Al margen de Venezuela, han expresado su deseo de cooperar en temas relacionados con América Latina para promover la estabilidad y prosperidad de la región, desafiando con ello a Estados Unidos, que ve en la creciente presencia de Rusia y China en el hemisferio sur una amenaza.

SINTONÍA INTERNACIONAL

"Hemos hablado extensamente sobre los temas de la actualidad internacional y hemos confirmado que las posiciones de Rusia y China en temas mundiales clave son cercanas o, como dicen los diplomáticos, coinciden", ha dicho el propio Putin en rueda de prensa, de acuerdo con la agencia de noticias Sputnik.

Así, han manifestado su apoyo al diálogo entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, para desnuclearizar y pacificar la península coreana. "Las consultas son el único camino eficaz para resolver el problema", han considerado, asegurando que apoyarán "los pasos que dan el uno hacia el otro".

También han suscrito una declaración conjunta "sobre el fortalecimiento de la estabilidad estratégica global en la época moderna que subraya la firme postura de Rusia y China de que es inaceptable destruir el sistema vigente de acuerdos en el ámbito de control de armas, desarme y no proliferación".

De esta forma, Putin y Xi han hecho una alusión indirecta a Trump, que ha abandonado el acuerdo sobre control de armas nucleares de alcance medio entre Estados Unidos y Rusia y el acuerdo nuclear entre las potencias mundiales e Irán para limitar el arsenal atómico de la nación persa.

Han querido referirse, en concreto, a la República Islámica para "rechazar firmemente la imposición por parte de cualquier Estado de sanciones unilaterales bajo el pretexto de la legislación nacional" y subrayar "la necesidad de defender la cooperación económica y comercial de beneficio mutuo con Irán".

Tras su retirada del acuerdo nuclear, Estados Unidos ha recuperado paulatinamente las sanciones contra el régimen de los ayatolás, que espera de los demás firmantes --Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China-- que contrarresten la ofensiva norteamericana.

Por último, Putin ha recordado que ambos países "están trabajando a favor de una resolución pacífica de la crisis en Siria". Rusia es el principal aliado del régimen de Bashar al Assad en una guerra de civil de ocho años que ha dejado cinco millones de refugiados y seis millones de desplazados internos.

Contador