Actualizado 01/08/2019 14:10:39 +00:00 CET

Más de 30 muertos por un ataque de los rebeldes yemeníes contra un desfile militar en Adén

ADÉN, 1 (Reuters/EP)

Más de 30 personas han muerto por un ataque perpetrado este jueves por los rebeldes huthis contra un desfile militar en Adén, la principal ciudad controlada por el Gobierno de Abdu Rabbu Mansur Hadi, según un balance preliminar de fuentes médicas y de los servicios de seguridad.

"La explosión ocurrió detrás del escenario donde tenía lugar la ceremonia, en el campamento militar de Al Jalaa, en el distrito de Buraiqa", ha afirmado un testigo de la agencia Reuters. La base integra a fuerzas yemeníes apoyadas por Emiratos Árabes Unidos, uno de los países de la región que colabora con el Gobierno de Hadi para contener la insurgencia huthi.

Según la fuente, "un grupo de militares lloraba sobre un cuerpo que parecía el del comandante". Una fuente militar afín al Gobierno ha reconocido que un oficial, General Muneer al Yafee, figura entre las víctimas mortales de este ataque, que según Médicos Sin Fronteras (MFS) también ha dejado decenas de heridos.

La cadena Al Masirah, afín a los huthis, ha asegurado que el grupo lanzó un misil balístico de medio alcanza y un dron contra el desfile, preámbulo supuestamente de un futuro avance militar sorbe Taiz y Dalea, dos regiones controladas por los rebeldes.

Asimismo, la misma cadena ha asegurado que los rebeldes han atacado con un misil de largo alcance "importantes" instalaciones militares en Arabia Saudí, en concreto en la localidad de Damman, en la provincia Oriental.

Por otra parte, tres militares han muerto por la explosión de una bomba adosada a un coche en una comisaría de Policía, según fuentes de los servicios de seguridad, aunque no está claro que los incidentes estén relacionados. Los anteriores ataques con coche bomba han sido reivindicados por grupos islamistas como Al Qaeda.

El embajador de Arabia Saudí en Yemen, Mohamed bin Saeed al Jabir, ha acusado a Irán de estar detrás del ataque contra el acto militar de Adén, así como del atentado contra la comisaría. El primer ministro yemení, Maeen Abdulamik Saeef, también ha asegurado que ambos ataques fueron coordinados "por la Administración de Irán", según una serie de tuits.

La violencia constante amenaza con obstaculizar la labor de la ONU para concluir, entre otros esfuerzos, la retirada de las distintas tropas de Hodeida, un punto de entrada clave para los suministros básicos y la ayuda humanitaria internacional.

Reuters

Reuters

Reuters

Reuters 

Reuters

Reuters 

Para leer más