Actualizado 17/07/2015 20:45 CET

Reino Unido aplica por primera vez una orden contra la ablación

LONDRES, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Reino Unido han aplicado la primera orden de protección de la Mutilación Genital Femenina (MGF) de acuerdo a una ley aprobada recientemente, según ha informado en un comunicado la Policía de Bedfordshire, responsable de esta operación.

La orden fue dictada por un tribunal de Bedfordshire e impide el viaje de dos niñas a las que la Policía considera en riesgo de ser llevadas a África para la ablación.

La nueva ley que entra hoy en vigor permite a las autoridades retirar los pasaportes a aquellas personas sospechosas de llevarse a niñas al extranjero para mutilarlas. La Policía recuerda que violar esta orden supone cometer un delito penal.

"Esta legislación supone un paso hacia adelante realmente positivo en la lucha contra este horrible y cruel crimen, y estamos muy contentos de haberla hecho cumplir hoy mediante la emisión de una orden de protección", se ha congratulado el inspector detective jefe de la Unidad de Protección Pública, Nick Bellingham.

"Ahora que los niños empiezan las vacaciones de verano, continuaremos usando esta ley cuando necesitemos impedir que se saquen niñas del país en riesgo (de ser mutiladas)", ha añadido Bellingham. "Es abuso de menores y haremos todo lo que esté en nuestra mano para garantizar que las niñas estén seguras y que los responsables sean capturados", ha advertido.

La MGF es un proceso en el que se extirpa parcial o totalmente los órganos genitales externos femeninos por razones no médicas. Se estima que más de 20.000 niñas menores de 15 años en Reino Unido están en riesgo de ser mutiladas cada año, aunque muy pocos casos han sido registrados por el momento.

Entre las señales que incluyen la posibilidad de que una niña haya sido sometida a esta práctica se encuentran una larga ausencia escolar, problemas de salud incluyendo los menstruales y los de vejiga, quejas por el dolor que le producen sus pantalones y cambios en su comportamiento. Además, las niñas suelen decir que las han llevado a una ceremonia especial o que les ha ocurrido algo ya que no se les permite hablar sobre el asunto.

"Un cambio en la ley no es suficiente por sí mismo para terminar con esta barbaridad. Pido a todo el mundo que sospeche que una niña puede estar en peligro de MGF que contacte inmediatamente con la Policía", ha concluido Bellingham.

Para leer más