Actualizado 05/07/2015 16:26 CET

Reino Unido crea una fuerza rápida conjunta con los bálticos, Dinamarca, Noruega y Países Bajos

La fuerza debe estar plenamente operativa antes de finales de 2018

LONDRES, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

Reino Unido ha anunciado la creación de una fuerza rápida conjunta con otros seis países de la OTAN --Lituania, Letonia, Estonia, Dinamarca, Noruega y Países Bajos_capaz de intervenir "en cualquier parte del mundo" y que debe estar plenamente operativa "antes de 2018".

Los ocho países han firmado una carta de intenciones para crear la denominada "Fuerza Expeditiva Conjunta" en los márgenes de la cumbre de la OTAN en la localidad galesa de Newport.

"Esto se desarrollará en torno a las unidades de alta disponibilidad existentes de Reino Unido y ofrecerá una capacidad que puede responder en cualquier parte del mundo, en cualquier entorno, como parte de una coalición o en nombre de organizaciones internacionales como la ONU y la OTAN", ha explicado el ministro de Defensa británico, Michael Fallon.

La contribución británica incluirá un equipo de comandos y grupos de combate de fuerzas aéreas, de infantería y marítimas y aunque la intención es integrar "plenamente" las contribuciones de los otros seis países "antes de finales de 2018" el Gobierno británico ya ha dejado claro que la fuerza expeditiva conjunta "podría desplegarse inmediatamente en caso necesario".

La fuerza conjunta contará con al menos unos 10.000 efectivos, según avanzó la semana pasada el rotativo británico 'Finantial Times'.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN han acordado este viernes en la cumbre de Gales crear una fuerza conjunta de alta disponibilidad compuesta por "varios miles" de soldados capaz de desplegarse en cuestión de "días" para responder a crisis como la de Ucrania, dentro de su Fuerza de Reacción Rápida, integrada por hasta 13.000 efectivos de tierra, aire, mar y fuerzas especiales.

La OTAN ha explicado que ambas partes son diferentes pero podrán operar conjuntamente de forma complementaria, aunque ha aclarado que la nueva fuerza de reacción rápida aliada se centrará principalmente en garantizar la defensa colectiva, más que operaciones de gestión de crisis.