Rohani y Johnson abordan el acuerdo nuclear y la situación de la británica detenida en Teherán

Boris Johnson y Hasán Rohani en Teherán
REUTERS / HANDOUT .
Actualizado 10/12/2017 18:19:18 CET

DUBAI/LONDRES, 10 Dic. (Reuters/EP) -

El ministro de Exteriores de Reino Unido, Boris Johnson, ha mantenido una reunión durante aproximadamente una hora con el presidente de Irán, Hasán Rohani, donde han abordado el estado de las relaciones bilaterales entre ambos países y el acuerdo nuclear, entre otras cuestiones.

"Ambos hablaron abiertamente sobre los obstáculos en la relación y acordaron la necesidad de progresar en todas las áreas. Ha sido una visita que vale la pena y nos vamos con la sensación de que ambas partes quieren mantener el impulso para resolver los asuntos difíciles en la relación bilateral y preservar el acuerdo nuclear", ha declarado el portavoz del Ministerio de Exteriores británico.

La televisión estatal iraní ha informado de que "las relaciones bilaterales, el acuerdo nuclear y los desarrollos regionales han constituido el eje de las conversaciones".

El acuerdo nuclear de 2015 para frenar el programa de enriquecimiento de uranio de Teherán le valió el levantamiento de las sanciones internacionales, pero el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considera que Irán no está cumpliendo todos los términos del acuerdo, acusaciones que Teherán niega. Johnson habría mostrado a este respecto su parecer de implementarlo por completo.

Johnson ha acudido a Irán para conseguir la liberación de Nazanin Zaghari-Ratcliffe, una trabajadora humanitaria británico-iraní encarcelada bajo la acusación de actividades contra el Estado. Durante su visita, Johnson también se reunió con su homólogo iraní, Mohammad Javad, donde abordó "casos consulares de ciudadanos con doble nacionalidad".

El caso de Zaghari-Ratcliffe se hizo particularmente polémico cuando Johnson apuntó a que habría estado dando clases a periodistas en Irán, lo que podría no solo impedir su liberación sino aumentar su condena y fue duramente criticado. El ministro de Exteriores británico ha prometido no dejar "piedra sin remover" en los esfuerzos de Gran Bretaña para liberar a la activista.