Actualizado 27/04/2007 01:18 CET

Royal y Bayrou no debatirán este sábado a pesar de la voluntad de socialistas y centristas

PARÍS, 26 Abr. (EUROPA PRESS/Salvador Martínez) -

La candidata a la Presidencia de Francia por el Partido Socialista (PS), Ségolène Royal, no podrá protagonizar este sábado el debate televisado con François Bayrou, el tercer candidato más votado en la primera vuelta de los comicios, el pasado domingo. El Consejo Superior de lo Audiovisual (CSA) no permite que ese debate sea retransmitido por las televisión francesa Canal +, según informó esta tarde la dirección de la cadena.

"Las limitaciones del CSA no permiten organizar este debate", dijo esta tarde la dirección de la cadena gala, aludiendo a la limitación del tiempo de palabra de los candidatos que los medios de comunicación deben respetar en época de campaña electoral como la presente.

La decisión fue criticada por Jack Lang, consejero especial de la candidata socialista, quien emitió duras críticas contra Nicolas Sarkozy, aspirante a la Presidencia de la República por el partido gubernamental, Unión por un Movimiento (UMP).

"Es un atentado grave a la libertad de información", declaró Lang, quien aseguró que "de manera manifiesta presiones políticas están siendo ejercidas para evitar la libre confrontación entre dos personalidades nacionales". "El 'Estado Sarkozy' se cree que todo está permitido", dijo.

Lang recuperó así un argumento enunciado por Royal cuando el sindicato de la prensa regional francesa impidió esta mañana que el debate televisado entre la socialista y el centrista tuviera lugar mañana, día en que Royal visita la sede de la prensa regional en el marco de un encuentro con los periodistas regionales de Francia.

La aspirante propuso el pasado lunes debatir con Bayrou los siguientes temas: la renovación política, el Estado imparcial y las libertades públicas, el rechazo a la tensión en los barrios difíciles además de la paz, el pueblo francés y el relanzamiento de Europa.

En su conferencia de prensa de ayer, Bayrou aceptó la propuesta siempre y cuando la cita se retransmitiera por televisión, algo que Royal no consideró un inconveniente para que ambos se citaran en el encuentro que la candidata socialista mantendría mañana, viernes, con la prensa regional francesa.

Sin embargo, el sindicato de la prensa regional francesa se opuso abiertamente a la propuesta de Royal pues, según comunicó hoy la organización sindical, la prensa regional sólo estaba dispuesta a entrevistarse separadamente con la aspirante socialista y con el candidato de la UMP en la carrera hacia el Elíseo.

Royal dijo que la negativa del sindicato de la prensa se debió a "algunas presiones" ejercidas por Sarkozy sobre la organización, lo cual ha sido desmentido por el sindicato con tanta insistencia como por el entorno del aspirante de la UMP.

OPOSICIÓN DE SARKOZY

Con una dosis similar, pero no de insistencia sino de gravedad, Sarkozy se opuso abiertamente al debate Royal-Bayrou cuando Bianco aclaró cuándo y cómo tendrá lugar ese encuentro. "La lógica de la elección presidencial es una relación directa entre los candidatos y el pueblo", dijo Sarkozy, comparando la segunda vuelta de los comicios presidenciales con una competición deportiva.

"Cuando hay una final de la copa del mundo, se juega la final entre los dos primeros y no se deja jugar al tercero o al cuarto", dijo. Para el candidato de la UMP, un debate con argumentos y contra argumentos no puede tener lugar entre él y Bayrou, pues ese tipo de debate, propio de la campaña de la segunda vuelta de la elección presidencial debe celebrarse única y exclusivamente entre él y Royal. Así está previsto que ocurra el próximo 2 de mayo.

No obstante, Sarkozy dice estar dispuesto a "citarse con los diputados de UDF y el propio Bayrou para escucharle", consciente, como Ségolène Royal, de que un acercamiento con el ex candidato del centro político puede suponer un acercamiento con los casi siete millones que votaron por el centrista.

Para Sarkozy, pero sobre todo para Royal, ese eventual acercamiento resulta central pues el electorado del centro decidirá quién será presidente en Francia el próximo 7 de mayo.

SONDEOS FAVORABLES A SARKOZY

Por lo pronto, los sondeos de intención de voto dan como virtual ganador en la segunda votación de los comicios presidenciales a Sarkozy. De hecho, desde la noche el pasado domingo ya se han publicado 11 estudios de opinión que indican que el candidato de la UMP será el próximo jefe de Estado francés.

Esto es así incluso cuando, según algunas encuestas, Sarkozy obtendría sólo un 25 por ciento del electorado de Bayrou. Un estudio de opinión publicado hoy y realizado por BVA Orange para la prensa regional, atribuía a Sarkozy un 53 por ciento de los votos mientras que el 47 restante se atribuía a Royal. Esos resultados son los mismos que presentó hoy otro instituto de estudios de opinión, Ipsos/Dell.

LOS TEMAS OLVIDADOS DE LA CAMPAÑA

Los porcentajes parece que no sufren alteraciones considerables, en parte, porque los mensajes de los candidatos están centrados, no en cuestiones de orden socioeconómico como en la primera parte de la presente campaña presidencial, sino en la atracción del electorado centrista a través de un acercamiento a Bayrou.

De ahí que tanto Sarkozy como Royal hayan propuesto participar al partido centrista en el futuro gobierno que designen en caso de ser elegidos presidentes del país.

De esta forma, cuestiones de orden social, como la manifestación de 200 parados y autodenominados "precarios" que ocupan desde ayer parte de la sede central de la Unedic, el organismo francés encargado del subsidio de desempleo, no logran llamar la atención de los candidatos, un hecho que en la primera vuelta habría causado posiblemente alguna reacción por parte de los aspirantes al Elíseo.

En el campo económico, hoy se manifestaron entre las 9 y las 10 de esta mañana, sin que esto originara comentario alguno de Sarkozy o Royal, los trabajadores de Airbus debido a que la prima de participación que la empresa ofrece este año a los trabajadores es de cinco euros cuando el año pasado alcanzó entre los 1 200 y los 1 800 euros.

No obstante, antes darse a conocer que no tendrá lugar un debate entre Bayrou y Royal en 'Canal +' este sábado a medio día como había prometido el coordinador de la campaña de Royal, Jean-Louis Bianco, la socialista se comprometió con la abrogación del decreto que permite la creación del nuevo reactor nuclear EPR.

Desde la primera hora de esta mañana un grupo de militantes de la organización ecologista Greenpeace France permanecen colgados de las grúas de construcción en la zona en obras del EPR, en Flamanville, en la región francesa de la Baja Normandia.

Buscan la clarificación de la posición política de los dos candidatos respecto del EPR. Ségolène Royal lo hizo esta tarde a través de un comunicado. Sólo falta que Nicolas Sarkozy haga lo propio para que los militantes de Greenpeace, suspendidos de las grúas bajen y dejen retomar el trabajo a los empleados que construyen el reactor.

Lo más leído

  1. 1

    Dieciocho años sin noticias de la Pioneer 10, en rumbo a Aldebarán

  2. 2

    La Comunitat Valenciana limita las reuniones a dos personas y cierra grandes ciudades los fines de semana

  3. 3

    Una marcha negacionista de la Covid-19 en Madrid pide recuperar derechos y libertades: "Fuera dictadura"

  4. 4

    Detenido un hombre de 42 años tras atropellar a tres personas y darse a la fuga en Villamediana de Iregua (La Rioja)

  5. 5

    Los asistentes a una fiesta atacan con piedras a la Guardia Civil al grito de "pandemia de mierda"