Actualizado 22/11/2006 21:06

Ruanda.- Kagame rechaza las acusaciones de implicación en el asesinato de su predecesor, acto que provocó el genocidio

NAIROBI, 22 Nov. (EP/AP) -

El presidente ruandés Paul Kagame arremetió hoy contra el juez francés que le acusó de orquestar un ataque en 1994 contra el entonces presidente Juvenal Habyrimana, hecho que provocó el inicio del genocidio, alegaciones que según él están políticamente motivadas, según declaró a la BBC.

Kagame consideró que estas acusaciones son "escandalosas" y negó la declaración del juez que afirmaba que sólo las fuerzas que entonces lideraba el que fue líder rebelde, el Frente Patriótico Ruandés, tenía misiles capaces de derribar el avión donde viajaba el presidente Habyrimana. Este acto provocó el inicio del genocidio de 100 días en el que murieron 800.000 personas.

Las autoridades francesas están investigando la muerte de Habyarimana porque el avión en el que viajaba llevaba también tripulación francesa. Las familias del piloto, el copiloto y el mecánico presentaron la denuncia en Francia en 1998.

Ayer el juez francés lanzó estas acusaciones sobre Kagame y pidió que sea juzgado en el Tribunal Penal Internacional para Ruanda. Los abogados defensores de los acusados por el TPIR también han respaldado las peticiones del juez para que Kagame sea juzgado.

El juez Bruguiere ha pedido también que se arreste a nueve de los ayudantes más cercanos de Kagame --incluidos el jefe de las Fuerzas Armadas, James Kabarebe y el Jefe del Estado Mayor, Charles Kayonga-- por el mismo atentado. Sin embargo la inmunidad que la ley francesa provee a los cabezas de Gobierno activos, impide emitir una orden de arresto internacional contra Kagame.

Kagame acusó al juez de tener un comportamiento poco profesional y que las alegaciones vertidas no son nuevas. "Esto es algo que ha sido reciclado durante los últimos cinco años por este juez francés, y no es tanto un proceso judicial, como un proceso político", afirmó.

Además señaló que el Frente Patriótico Ruandés no era el único que tenía misiles capaces de derribar un avión, que llevaba a bordo también al presidente burundés, Cyprien Ntaryamira. "Hay evidencias y documentos que indican que Ruanda (el Gobierno) tenía misiles de este tipo, y probablemente esos misiles estaban en manos de mucha gente en nuestra región y alrededores", se defendió.

Al preguntársele por los responsables del ataque, estimó que los culpables fueron "aquellos que estaban donde el avión fue derribado", y denunció que no ha existido una investigación apropiada. Kagame siempre ha acusado a los hutus extremistas del asesinato de Habyarimana, un hutu moderado, con objeto de tener una excusa para el genocidio. Asimismo Kagame acusó a Francia, aliada del antiguo régimen hutu, de haber entrenado a los soldados que estuvieron involucrados en el genocidio.

Sin embargo, en 1994 las milicias hutus, conocidas como intehawme, culparon a los rebeldes tutsis de Kagame del asesinato y comenzaron la masacre de tutsis y hutus moderados por todo el país.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Ruanda, Charles Murigande apoyó el rechazo de su presidente a las acusaciones y señaló a AP que son "la continuación de una guerra en curso contra el régimen (de Kagame) alentada por círculos franceses".