Saif al Islam precisa de cirugía por gangrena en los dedos

Saif al Islam Gadafi
AHMED JADALLAH / REUTERS
Actualizado 25/11/2011 0:35:17 CET

ZINTAN/TRÍPOLI, 24 Nov. (Reuters/EP) -

Saif al Islam Gadafi, hijo del depuesto líder libio Muamar Gadafi, precisa de cirugía en su mano porque la gangrena que se ha extendido por algunos de sus dedos hace necesaria la amputación, al menos parcial, según ha explicado el médico ucraniano Andrei Murajovski, que le ha examinado.

Saif al Islam, detenido el pasado 19 de noviembre, presenta heridas en su mano derecha que, según ha explicado él mismo, sufrió durante un bombardeo de la OTAN hace semanas.

Las autoridades de transición libia no han proporcionado detalles de estas heridas, cubiertas por un vendaje en las imágenes que han trascendido, pero Murajovski ha confirmado este jueves a Reuters que "no están en buenas condiciones y necesitan amputación". "La herida está cubierta por tejidos gangrenados y necróticos", ha advertido, tres días después de ver a Saif al Islam.

El médico, de origen ucraniano, ha explicado que el dedo corazón no necesita cirugía, no así el índice y el pulgar, que han comenzado a expulsar pus. En este sentido, Murajovski ha señalado que el índice "ha sido arrancado al nivel de la falange media" y tiene los huesos "destrozados", algo que también ocurre en el caso del pulgar.

La cirugía necesaria en este caso es relativamente simple y podría ser llevada a cabo en Zintan únicamente con anestesia local, pero los milicianos que custodian a Saif al Islam temen que cualquier traslado al hospital ponga en riesgo la vida del detenido. El médico ha asegurado que la operación no es "urgente" pero "es preferible que se haga cuanto antes" porque si la infección se introduce en el torrente sanguíneo podría suponer un cuadro de osteomielitis.

Cuando aparecieron las primeras imágenes del hijo de Gadafi detenido, muchos libios atribuyeron sus heridas en la mano a una venganza de sus captores contra quien precisamente había utilizado sus manos y sus dedos para gesticular en las amenazas que lanzó contra los rebeldes a lo largo del conflicto. Murajovski ha aclarado que esta teoría no se corresponde con la realidad porque las heridas concuerdan con "algún tipo de explosión".

El primer ministro libio, Abdurrahim el Keib, ha dicho que Saif al Islam recibe el mejor trato posible, si bien ha admitido que no está en manos del Gobierno provisional sino de combatientes de Zintan. Estos milicianos habían prometido entregar el detenido a la administración una vez que ésta estuviese formada, algo que ya se produjo de forma oficial el jueves y supuso, entre otros nombramientos, la confirmación de un militar de Zintan como ministro de Defensa.