Actualizado 04/12/2014 11:44 CET

Sarkozy se expone a los militantes de la UMP en la primera gran prueba desde su 'rentrée'

Bruno Le Maire, Nicolas Sarkozy y Hervé Mariton, candidatos a liderar la UMP
PHILIPPE WOJAZER / REUTERS

PARÍS, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Unión por un Movimiento Popular (UMP) tiene este sábado una cita con su futuro en la que debe decidir si encomienda su supervivencia a su último gran líder, Nicolas Sarkozy, favorito en unas primarias con las que el expresidente espera poner la primera piedra para su vuelta al Elíseo en 2017.

Sarkozy se mide en unas primarias con los diputados Bruno Le Maire y Hervé Mariton para decidir quién se convierte en el nuevo presidente de la UMP. Los tres candidatos han debido presentar el aval de al menos un 1 por ciento de los militantes de 15 regiones y recibir el respaldo de 13 parlamentarios.

Le Maire, Mariton y Sarkozy han apurado hasta el final una campaña que ha tenido gran parte de los focos en la figura del expresidente de Francia, que en septiembre confirmó su vuelta a la primera línea política y desde entonces se ha erigido en salvador del partido frente a la deriva socialista y el auge del Frente Nacional.

Sarkozy ha planteado una remodelación del partido que llegaría en cuestión de semanas y que contemplaría incluso el cambio de nombre y que también incluye dar más voz a la militancia. El expresidente declaró esta semana a 'Le Figaro' que quería "reunir a la familia" tras varios años de "enfrentamientos brutales".

Le Maire, antiguo ministro, ha tratado de hacer valer una condición de moderado que incluye alusiones a una hipotética colaboración futura por el bien del partido. "Si pierdo, trabajaré con Nicolas Sarkozy", declaró esta semana en una entrevista, si bien en otras declaraciones advirtió de que habrá "otro partido" si se cumplen los pronósticos.

El tercer candidato en liza, Hervé Mariton, aspira a sumar votos entre los simpatizantes más a la derecha de la UMP gracias a posiciones conservadoras. Entre sus argumentos figuran los mensajes de transparencia y sus compromisos de ser presidente del partido al 100 por cien, sin interés en una posible candidatura a las elecciones a 2017.

Sin embargo, ni Le Maire ni Mariton parecen rival para un Sarkozy que podría obtener el 63 por ciento de los votos, según un sondeo de i-Télé y 'Le Parisien' publicado el 22 de noviembre. Un sondeo de LCP difundido el pasado lunes sitúa en el 57 por ciento el nivel de apoyo.

¿QUIÉNES VOTAN?

Las primarias están abiertas a los militantes del partido conservador pero, para poder ejercer el derecho al voto, es necesario tener las cuotas al día. La UMP cifró en agosto en más de 268.000 el número de militantes, pero un informe de finales de junio decía que sólo unos 143.000 estaban al corriente de pago.

Para esta ocasión, la UMP ha introducido también el voto electrónico, en un intento por evitar las acusaciones de fraude que salpicaron la fatricida votación de 2012, en la que se enfrentaron François Fillon y Jean-François Copé. Fillon finalmente asumió el liderazgo del partido junto a Alain Juppé y Jean-Pierre Raffarin.

RECUPERAR EL PODER

Sarkozy se ha marcado como objetivo la reconquista del poder para la UMP, algo que 'a priori' se le presenta más complicado teniendo en cuenta no sólo los malos resultados de la formación en las encuestas de intención de voto sino que deberá antes lidiar con otros potenciales aspirantes dentro de su partido.

Juppé, aliado y amigo de Sarkozy, ya ha declarado públicamente su intención de aspirar a ser el candidato de la UMP en 2017 y los sondeos le sitúan por el momento ligeramente por delante del expresidente. Sarkozy advirtió esta semana de que, pase lo que pase, su amistad con Juppé no se verá afectada y señaló que una "guerra" con el alcalde de Burdeos sería "suicida".

Para leer más