Sarkozy, interrogado por supuesta financiación ilegal de la UMP

Actualizado 01/04/2015 18:38:16 CET

PARÍS, 1 Abr. (Reuters/EP) -

Las dudas sobre la financiación política del expresidente francés Nicolás Sarkozy han vuelto a aflorar este miércoles después de que los investigadores interrogasen al líder conservador sobre un asunto que podría obstaculizar su intento de regresar a la Presidencia en 2017.

   Los interrogatorios se han producido días después de que su partido de centro derecha, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), ganase a los socialistas en las elecciones locales, una victoria que ha sido vista por muchos como un impulso de Sarkozy para volver al Eliseo.

   La cuestión radica en si el pago de más de 500.000 euros por parte de la UMP, a causa de haber excedido el gasto en la campaña electoral de 2012, es legal o no. En Francia, es el candidato quien debe pagar este tipo de multas personalmente.

   La Fiscalía ha anunciado que Sarkozy ha sido llamado en condición de "testigo" por el caso de exceso de gasto, una condición especial en una investigación formal pero que significa que hay evidencia de una posible implicación. En diciembre, el expresidente explicó que el reembolso organizado por su partido contaba con la aprobación del Ministerio de Hacienda y que ya ha devuelto el dinero.

   Después de cinco años como presidente, Sarkozy participó en las elecciones de 2012 que perdió ante el socialista François Hollande y se retiró de la política hasta el regreso del año pasado, cuando se hizo con el liderazgo de la UMP.

   Sarkozy obtuvo 153.000 euros de los subsidios estatales para su campaña de 2012 e incurrió en penas de sobrecoste de 363.615 euros. Ambas faltas fueron pagadas con la ayuda de una recaudación de fondos por parte de la UMP, que está ahora bajo examen.

   En octubre comenzó una investigación sobre la recaudación de fondos, en la que el exjefe de la UMP, Jean François Cope, y la exoficial de la tesorería del partido, Catherine Vautrin, han sido puestos formalmente bajo investigación por sospecha de fondos ilícitos.

   Los investigadores también están estudiando el caso de una empresa de organización de eventos llamada Bygmalion, que sospechan que sobrefacturó con el fin de recaudar fondos para la campaña electoral de manera encubierta y han colocado a tres funcionarios de la UMP bajo investigación judicial oficial.