Publicado 21/02/2015 14:46CET

Los socialistas europeos defienden más "unidad" frente al terrorismo y rechazan cualquier forma de discriminación

Aseguran que el fanatismo no puede dictar cómo usar la libertad de expresión ni obligar a crear "sociedades más cerradas o intolerantes"

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los líderes del Partido Socialista Europeo (PES) reunidos este sábado en Madrid han reclamado más unidad a nivel europeo para hacer frente al terrorismo, para lo que han propuesto una serie de medidas, entre ellas fomentar el diálogo y reforzarla cooperación para impulsar una "respuesta progresista" frente a este fenómeno.

Durante el encuentro, que ha estado presidido por el líder del PSOE, Pedro Sánchez, "se ha puesto en valor" el pacto antiterrorista suscrito entre populares y socialistas en España como "ejemplo de la necesidad de unidad en Europa" para avanzar en la lucha contra este flagelo, ha explicado en rueda de prensa la presidenta de la delegación del PSOE en la Eurocámara, Iratxe García.

Los líderes socialistas, entre los que han estado el primer ministro francés, Manuel Valls, y el sueco, Stefan Löfven, han condenado los recientes atentados en París y Copenhague y han asegurado que lo único que han conseguido es "reforzar nuestra determinación de luchar por unas sociedades más libres e inclusivas, así como por el respeto de la libertad de expresión". "Los terroristas están luchando contra nuestros valores más básicos y contra la propia democracia", ha afirmado en su declaración final sobre terrorismo bajo el lema "unidos frente al terror".

En ella, han dejado claro su rechazo a "cualquier forma de antisemitismo, de odio racial, de xenofobia, de islamofobia y toda forma de intolerancia", al tiempo que han criticado la reacción de la extrema derecha, "que ha tratado de beneficiarse de los ataques respondiendo con su propia campaña de odio".

"Nuestra principal respuesta a los terroristas y extremistas es la unidad", han defendido, subrayando que el terrorismo es una amenaza común ante la que Europa "debe responder unida". En este sentido, han recalcado que "no puede haber ninguna seguridad sin el respeto por los principios democráticos y el Estado de derecho".

INCLUSIÓN FRENTE AL FANATISMO

Pero al mismo tiempo, "el fanatismo no puede dictar cómo usamos nuestra libertad de expresión, ni empujarnos a crear una sociedad más cerrada e intolerante", han defendido. "Queremos garantizar la seguridad y protección internas de todos los europeos, a la vez que fomentamos un sentimiento de pertenencia basado en la inclusión segura de todos y no en la exclusión temerosa de algunos", han añadido.

En este sentido, ven necesario emprender una "lucha contra la radicalización y el extremismo a través de medidas preventivas, tanto en los niveles local y regional, como en el internacional". Asimismo, defienden que Europa debe "alzarse como líder en la lucha contra las ideologías totalitarias contemporáneas, contra el extremismo y la violencia" y "respaldar nuestra capacidad de convivir con diferentes credos y religiones".

Los líderes socialistas consideran necesario también "reforzar la cooperación policial, judicial y en seguridad europea, así como en la lucha contra la financiación del terrorismo" y ayudar a evitar la aparición de estados fallidos, donde "el riesgo de que se produzcan efectos colaterales es máximo".

SIETE PUNTOS

Así las cosas, han acordado un paquete de siete puntos que pasan por "fomentar la intensificación del diálogo y promover una Europa donde todas las personas tengan su lugar, independientemente de su raza, religión, origen, género y orientación sexual"; reforzar la "cooperación a todos los niveles para impulsar nuestra respuesta progresista" y "trabajar conjuntamente en la promoción de la educación, debatir sobre integración y políticas inclusivas".

Por otra parte, los presentes, entre los que también estaban cuatro comisarios europeos, se han comprometido a "aplicar un enfoque común en la lucha contra el terrorismo y sus raíces ideológicas" así como sus métodos de financiación y a "evaluar de forma sistemática las medidas existentes en el campo de seguridad común e interna".

Por último, han defendido "mejorar en la coordinación de las agencias europeas como Europol, Eurojust y Frontex" y se han comprometido a "trabajar juntos contra el fenómeno de los combatientes extranjeros y luchar contra su reclutamiento a través de Internet".

El presidente del PSE, Sergei Stanishev, ha considerado que la declaración acordada en Madrid es "un acuerdo esencial para coordinar mejor nuestra lucha contra el extremismo". "Los ataques terroristas como los de París y Copenhague son un golpe directo a la democracia" pero "nuestras sociedades no cederán al miedo, ni al odio o la violencia", ha asegurado.

Por su parte, Sánchez ha resaltado la importancia de que "la socialdemocracia europea una fuerzas contra el terrorismo". "Nuestra unidad nos hace más fuertes y más efectivos contra aquellos que quieren destruir nuestra coexistencia y acabar con nuestras libertades a través de la violencia y el miedo".