Sri Lanka levanta el toque de queda tras la ola de atentados que ha causado 290 muertos

Sri Lanka.- La Policía confirma 207 muertos y 450 heridos en la oleada de atentados de Sri Lanka
REUTERS / DINUKA LIYANAWATTE
Publicado 22/04/2019 5:24:23CET

MADRID, 22 Abr. (Reuters/EP) -

Las autoridades de Sri Lanka han levantado este lunes el toque de queda en el país, un día después de que 290 personas hayan perdido la vida y 500 hayan resultado heridas por una cadena de seis atentados con bomba, ocurridos en un lapso de media hora contra tres iglesias del país y tres hoteles de cinco estrellas en la capital, Colombo, y por otras dos explosiones subsiguientes en un barrio del este de la capital y en un zoológico al sur de esta misma ciudad.

Por el momento nadie ha reivindicado la responsabilidad del ataque. El presidente del país, Maithripala Sirisena, que estaba en el extranjero cuando ocurrieron los ataques, ha convocado una reunión del consejo de seguridad nacional a primera hora de este lunes. El primer ministro Ranil Wickremesinghe asistirá a este encuentro, según han confirmado fuentes oficiales a Reuters.

Las fuerzas de seguridad del país han hecho guardia esta noche frente a los principales hoteles y decenas de personas han regresado a sus hogares tras el levantamiento de las restricciones. El Gobierno también bloqueó el acceso a Facebook y Whatsapp, lo que dificultaba el acceso a la información.

Más de un centenar de personas han muerto solo en una explosión, la ocurrida en la Iglesia de San Sebastián, en la ciudad de Negombo, al norte de la capital. Otra treintena de personas han fallecido en la explosión de la Iglesia de Sión, en Batticaloa (provincia oriental del país). La tercera detonación ha ocurrido en la iglesia de San Antonio, en el distrito de Kotahena, en la capital, Colombo, y ha dejado al menos medio centenar de fallecidos.

Los tres hoteles afectados son el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La, todos ellos en la capital, Colombo, y todos de categoría cinco estrellas.

Cuatro horas después ocurrieron otras dos explosiones. La primera, en el jardín zoológico nacional de Dehiwala, a 10 kilómetros al sur de Colombo, que ha dejado al menos dos policías fallecidos, según han confirmado fuentes médicas.

La octava explosión del día sucedió en el barrio residencial de Dematagoda, en el este de la capital, Colombo, cuando policías que investigaban los atentados contra los hoteles siguieron a un sospechoso hasta una casa donde fue detonado el explosivo. Tres policías han muerto.

La deflagración no ha impedido sin embargo la detención de tres individuos que están ya siendo interrogados, según ha explicado el portavoz de la Policía Ruwan Gunasekara.

El ministro de Estado para la Defensa, Ruwan Wijewardena, ha señalado además que los atentados fueron perpetrados por terroristas suicidas pertenecientes a un único grupo, del que no se ha revelado su identidad. "No podemos decir quién está detrás de estos atentados y cuáles son sus intenciones hasta que concluya la investigación", ha apuntado el portavoz de la Policía, Ruwan Gunasekara.

Además se ha confirmado al menos 35 víctimas mortales extranjeras de estos atentados con cinco británicos, tres indios, tres daneses, dos turcos, un holandés y un chino. Además se ha informado de un número no especificado de portugueses, belgas, japoneses, bangladeshíes y paquistaníes y de "varios" estadounidenses, según el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

ADVERTENCIAS

El primer ministro ceilandés, Ranil Wickremesinghe, reconoció que antes de los ataques recibieron alertas previas, pero no adoptaron las precauciones necesarias.

Wickremesinghe ha destacado además que numerosos líderes internacionales se han puesto en contacto con el Gobierno para ofrecer su apoyo y colaboración y ha apuntado que recurrirán a la misma si los responsables de los atentados recibieron ayuda del exterior, según recoge el portal de noticias cingalés News First.

En cuanto a los autores, Wickremesinghe ha indicado que pronto publicará los detalles de las personas responsables de este ataque, aunque ha avanzado que los terroristas son ciudadanos cingaleses por la información que ha recibido hasta el momento.

En concreto, ha señalado que hasta ocho personas han sido detenidas y que se han tomado medidas para evitar una mayor desestabilización del país. Por último ha hecho un llamamiento a la unidad del país para "trabajar unidos para acabar con la amenaza del terrorismo y echarla de este país".