Publicado 06/02/2015 19:13CET

El Supremo canadiense revoca la prohibición del suicidio asistido para enfermos terminales

OTTAWA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Canadá ha revocado la ley que prohibía asistir físicamente al suicidio a enfermos en estado terminal, por lo que ha abierto la puerta a que en el plazo de un año los médicos puedan ayudar en este tipo de situaciones específicas.

Según informa la cadena pública CBC, esta medida solo podrá aplicarse a adultos en plenas facultades mentales y con un sufrimiento perdurable e insoportable y que claramente den su consentimiento para poner fin a sus vidas.

La Justicia canadiense ha dado un plazo de 12 meses a los gobiernos federales y provinciales para diseñar un marco legal que dé respuesta a la legalización del suicidio asistido. Si el Gobierno no redacta una nueva ley, se mantendrá la exención del Supremo sobre el papel de los médicos.

Por su parte, el Gobierno canadiense ha comunicado su intención de estudiar la decisión del Supremo, aunque no ha hecho oficial si apelará o no dicha decisión.

"Es un tema sensible para mucho canadienses, con profundas creencias a ambos lados", ha declarado el ministro de Justicia, Peter MacKay, quien ha calificado el asunto como "difícil" y ha anunciado que el Gobierno estudiará la decisión de Supremo y escuchará todas las posturas sobre esta materia.

El caso fue presentado por la Asociación de Libertades Civiles en nombre de dos mujeres, Kay Carter y Gloria Taylor, las cuales fallecieron tras comenzar la batalla legal. Carter y Taylor tenían enfermedades degenerativas y querían contar con el derecho a tener un médico que les ayudase a morir.

El abogado de Carter y Taylor argumentó que las enfermas estaban siendo discriminados por sus discapacidades físicas y no se les permitía cometer suicidio con la misma facilidad que la gente sin discapacidad. Carter viajó a Suiza con su hija, Lee, donde falleció, mientras que Taylor murió de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en 2012.

Para leer más