Actualizado 11/12/2021 02:05 CET

El Supremo de EEUU permite la admisión de demandas contra la ley del aborto en Texas pero rechaza su derogación

Archivo - Protestas sobre la ley del aborto de Texas ante el Supremo de Estados Unidos
Archivo - Protestas sobre la ley del aborto de Texas ante el Supremo de Estados Unidos - Riccardo Savi/ZUMA Wire/dpa - Archivo

Biden expresa su preocupación por la decisión del Supremo y advierte de las "consecuencias" que tiene para las mujeres en EEUU

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha anunciado este viernes que permitirá la admisión a trámite de cualquier recurso que quiera interponer ante los tribunales federales una clínica donde se practiquen interrupciones del embarazo contra la restrictiva ley del aborto en el estado de Texas, pero se ha negado a derogar la normativa.

El dictamen ha sido interpretado como una victoria parcial para los defensores del aborto regulado contra una ley, en vigor desde el 1 de septiembre, que se ha convertido en su gran desafío a batir en estos momentos: el estado norteamericano prohíbe la interrupción del embarazo a partir de la sexta semana, cuando muchas mujeres ni siquiera saben que están en cinta, sin excepciones para casos de violación o incesto excepto en casos puntuales por "emergencia médica".

Desde su declaración, las autoridades de Texas han intentado blindar la ley (la S.B. 8) al dejar su ejecución en manos de cualquier persona que quiera denunciar a un médico que practique abortos después de las seis semanas. El estado ofrecía "recompensas" de hasta 10.000 dólares a quien se animara a demandar, lo que exponía a los médicos --incapacitados por esa ley para responder a las acusaciones hasta que la demanda en su contra estuviera formulada-- a la ruina.

La decisión del Supremo significa que el caso vuelve a los tribunales de distrito para continuar con los procedimientos, lo que abre la posibilidad de que sea suspendida si acaba impugnada allí.

Esta decisión no ha dejado indiferente al cuerpo judicial estadounidense. Una jueza asociada del Tribunal Supremo Sonia Sotomayor, que votó a favor del dictamen, ha criticado la decisión de este jueves por dejar en vigor la ley de Texas y ha alertado de que "se avecinan nuevas permutaciones de la S.B. 8".

En este sentido, ha advertido de que se ha allanado el camino para que los estados puedan "repetir y perfeccionar el esquema de Texas".

Por otro lado, con esta decisión del Supremo, no prosperará el fallo emitido el jueves por el juez estatal de la ciudad de Austin, capital del estado de Texas, David Peeples, quien declaró la ley "inconstitucional" por el método de aplicación que emplea --permitir a ciudadanos particulares demandar a los proveedores de servicios de aborto--.

El director de comunicación del grupo anti-aborto Texas Right to Life, John Seago, anunció después de este fallo que presentaría una apelación y explicó que el estado del Proyecto de Ley del Senado 8 no cambiaba con la decisión de Peeples: "Para la industria del aborto realizar un aborto después de que se sientan los 'latidos del corazón fetal' sigue siendo un riesgo, tanto hoy como lo ha sido durante los últimos cien días".

VIGENCIA DEL CASO ROE CONTRA WADE

En cualquier caso, el conflicto todavía está lejos de terminar y podría conocer su principal episodio en junio, cuando se espera una decisión sobre la situación del aborto en el estado en Misisipi, que podría afectar a la vigencia del caso Roe contra Wade, máximo exponente de la normativa sobre el aborto en EEUU.

Ahora mismo el Supremo está debatiendo una ley actualmente en suspenso de este estado que prohibiría la interrupción del embarazo pasadas las 15 semanas. Sin embargo, un fallo del Supremo a favor de la ley supondría una disminución del efecto judicial de Roe contra Wade y veintiséis estados que están contemplando la introducción de nuevas restricciones contra el aborto tendrían vía libre para aplicarlas.

Sobre la decisión del Supremo y el caso Roe contra Wade, se ha pronunciado este viernes el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. "Estoy preocupado por la decisión del Supremo de permitir que S8 (la ley) permanezca en vigor a la luz de las importantes consecuencias que tiene para las mujeres en Texas y en todo el país, y para el estado de derecho", según ha anunciado en un comunicado de la Casa Blanca.

Asimismo, también ha añadido que "todavía queda mucho que hacer", tanto en Texas y en Misisipi como en otros estados, un trabajo para el que, ha asegurado, siempre estará "del lado de las mujeres" para "proteger y defender su derecho constitucional reconocido desde hace mucho tiempo en el marco del caso Roe contra Wade".

Para leer más