El Supremo de Israel falla que la Ley de Propiedad de Ausentes es aplicable en Jerusalén Este

Publicado: viernes, 17 abril 2015 7:49

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Israel ha fallado este jueves que la Ley de Propiedad de Ausentes, aprobada en 1950 y utilizada por las autoridades para confiscar tierras propiedad de palestinos, es aplicable en Jerusalén Este.

El comité del tribunal, encabezado por el expresidente del Supremo Asher Grunis, ha sostenido que la aplicación de la legislación presenta numerosos problemas, recalcando que debe ser usada "únicamente en los casos más infrecuentes entre los más infrecuentes".

Así, Grunis ha dicho que la aplicación "literal" de la ley a los palestinos que residen en Cisjordania y la Franja de Gaza podría desencadenar la aplicación de la misma a los colonos que residen en asentamientos en los Territorios Palestinos Ocupados.

"Por ejemplo, según esa interpretación, una propiedad localizada en Tel Aviv cuyo propietario sea residente de Ariel o Beit El podría ser entregada al Custodio", ha explicado en la argumentación del tribunal, según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.

Yendo un paso más lejos, Grunis ha tildado de "absurda" la forma en la que está redactada la ley, explicando que podría ser interpretada de forma que un soldado enviado por el Gobierno a los territorios palestinos o a otros país podría ver cómo sus tierras son declaradas "propiedad de un ausente".

Según la legislación, cualquier persona que resida en un "país hostil" o en el área de la "Tierra de Israel" que no esté bajo el control del Estado de Israel, y que posea una propiedad en el Estado, es considerada un propietario ausente y su propiedad podría ser transferida al Custodio de Propiedades Ausentes.

El objetivo principal de la ley es autorizar que el Estado de Israel se haga con el control de los territorios de los ciudadanos árabes que huyeron de sus tierras, voluntaria o forzadas por las nuevas autoridades y fuerzas israelíes, tras la creación de Israel en 1948.

En 1967, tras la Guerra de los Seis Días, los palestinos con propiedades en Jerusalén empezaron a ser considerados "ausentes", a pesar de no haber abandonado la ciudad, debido a la extensión de los terrenos municipales israelíes en la ciudad.

En algunas ocasiones, estos palestinos fueron declarados ausentes por vivir a pocos metros de los nuevos límites de la ciudad y oficialmente en Cisjordania y debido a que la frontera pasaba entre su residencia y sus propiedades.

Cisjordania, pese a estar bajo control militar israelí --y también administrativo en un importante porcentaje--, es considerado por la ley como "una nación enemiga", a pesar de que Israel se niega a reconocer el derecho de Palestina a conformar un estado independiente.

Más información