Tailandia.- Un grupo de insurrectos decapita a un budista en el sur del país e insta a su comunidad a abandonar el área

Actualizado 14/01/2007 7:18:01 CET

BANGKOK, 14 Ene. (EP/AP) -

Un practicante budista fue decapitado este domingo en un templo del convulso sur de Tailandia por un grupo de presuntos insurrectos musulmanes que dejaron una nota en su cuerpo en la que advertían a los budistas a abandonar un área que sufre cruentos enfrentamientos desde hace tres años, según informó la Policía. Además, en el ataque murieron otras dos personas.

Los otros dos asesinados son hombre y su esposa, que trabajaban en una plantación de caucho en la provincia de Yala cuando un grupo armados les atacó. El hombre recibió tres disparos antes de ser decapitado y asesinada su esposa, informó el teniente de Policía Kittiphong Phuduangjit.

Además, otro practicante budista fue asesinado en un tiroteo que tuvo lugar en un incidente separado acaecido también en Yala, según el teniente Narasak Chiangsuk, que culpó del ataque a un grupo de insurrectos.