Actualizado 15/10/2018 07:22 CET

Taiwán invita al Papa Francisco a visitar la isla tras el acuerdo entre China y el Vaticano

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen
REUTERS / JORGE ADORNO - Archivo

PEKÍN, 15 Oct. (Reuters/EP) -

Las autoridades de Taiwán han invitado este lunes al Papa Francisco a visitar la isla tan sólo una semanas después de que China y el Vaticano llegaran a un acuerdo sobre la designación de obispos, según ha informado la presidenta taiwanesa, Tsai Ing Wen.

El vicepresidente de Taiwán, Chen Chien Jen, que se reunió el domingo con el Pontífice, ha invitado al Papa a acudir a la isla, tal y como han informado las autoridades en un comunicado. El texto indica que el Papa ha respondido que rezará por Taiwán, pero no matiza si éste acudirá finalmente a una posible cita.

No obstante, Chen ha destacado la naturaleza provisional del acuerdo alcanzado entre China y el Vaticano y ha manifestado que no supone un "elemento diplomático" ni afecta a la relación entre Taiwán y el Vaticano.

"Instamos a todo el mundo a no interpretar esto de forma dramática ni a preocuparse por este asunto", ha afirmado. Tsai, por su parte, ha agradecido al Papa sus palabras. "Pondremos en marcha medidas concretas para apoyar al Papa y transmitir nuestros valores comunes de justicia, libertad y paz", ha expresado.

Aunque el Vaticano ha matizado que el acuerdo alcanzado el pasado 22 de septiembre con Pekín no es político, algunos altos cargos taiwaneses han expresado su preocupación sobre la posibilidad de que esto sirva de precedente para establecer relaciones diplomáticas con China.

El pasado 27 de septiembre, Taiwán aseguró que su relación con el Vaticano es estable y que observará de cerca los desarrollos entre China y el Vaticano después del acuerdo histórico entre ambos sobre el nombramiento de obispos. La Santa Sede es el último aliado diplomático de Taiwán en Europa.

La cuestión del nombramiento de obispos en China es muy compleja. Desde la llegada al poder de los comunistas, que expulsaron al nuncio apostólico, China únicamente ha permitido el culto católico por medio de la Asociación Patriótica Comunista China. Un departamento leal al Gobierno chino, que además rechaza la autoridad de la Santa Sede en el nombramiento de obispos y en el gobierno de la Iglesia.

Los obispos legítimos que permanecen fieles al Papa viven una situación cercana a la clandestinidad, permanentemente asediados por las autoridades comunistas. En la situación actual todo obispo reconocido por el Gobierno chino debe ser miembro de la asociación patriótica, y muchos obispos nombrados por el Vaticano que no son reconocidos o aprobados por el gobierno chino han enfrentado persecución.

El Gobierno de China considera a Taiwán como una de sus provincias y decidió romper los contactos oficiales con el Gobierno de Taipei después de que el Partido Progresista Democrático, liderado por la presidenta Tsai Ing Wen y de tendencia independentista, ganara las elecciones de 2016.

El Ejecutivo de Pekín cree que Tsai quiere avanzar en la senda de la independencia, aunque la presidenta taiwanesa sostiene que quiere mantener el status quo y que está comprometida con el mantenimiento de la paz.

Para leer más