29 de marzo de 2020
 
Publicado 17/06/2015 21:09:56CET

Temor a deportaciones masivas en República Dominicana

SANTO DOMINGO, 17 Jun. (Reuters/EP) -

El plazo para la entrada en vigor de una nueva ley de inmigración en República Dominicana, este miércoles por la noche, ha generado temor de deportaciones masivas de inmigrantes haitianos y descendientes de extranjeros nacidos en el país.

Funcionarios públicos han asegurado que cualquier ciudadano que no cuente con documentos de identidad o no se haya inscrito en los denominados programas de "regularización" antes del plazo límite podría ser deportado.

El Gobierno dominicano ha argumentado que los cambios en las leyes de nacionalidad buscan combatir el flujo de inmigración ilegal procedente de Haití. Sin embargo, varios grupos por los Derechos Humanos han afirmado que la norma está motivada por el racismo y la xenofobia en el país hacia los inmigrantes haitianos.

Varias organizaciones por los Derechos Humanos han argumentado que la ley de 2014 podría afectar a las 200.000 personas nacidas en República Dominicana que son descendientes de haitianos y que perdieron su ciudadanía tras una decisión del Tribunal Constitucional en 2013, que fue muy criticada a nivel internacional.

Dicha decisión retiró el derecho de ciudadanía a los hijos de extranjeros nacidos en República Dominicana, provocando que los descendientes de inmigrantes haitianos perdieran su nacionalidad dominicana.

El presidente del país, Danilo Medina, ha asegurado que no habrá deportaciones masivas. Sin embargo, varios funcionarios públicos han afirmado que los inmigrantes haitianos pueden ser expulsados en 48 horas desde el plazo límite. Las personas registradas en uno de los programas de regularización de dominicanos descendientes de inmigrantes haitianos tendrán al menos 45 días hasta que se verifique su información personal.

El Ejército dominicano ha manifestado que cuenta con 2.000 efectivos para coordinar la deportación de todos aquellos ciudadanos que no cumplan con los requisitos legales para residir en el país. El Gobierno ha instalado cuatro centros de acogida para recibir a los indocumentados y la prensa local ha informado de que las autoridades cuentan con decenas de autobuses preparados para transportar indocumentados a la frontera con Haití.

En las últimas semanas se han producido extensas colas frente a las oficinas de registro en la capital, Santo Domingo, y en poblaciones del interior como Santiago. Hasta el pasado lunes, 74.775 extranjeros, en su gran mayoría de origen haitiano, se acogieron al Plan de Regularización, según ha asegurado en declaraciones a la prensa local el viceministro de Interior y Policía, Washington González.

En el último siglo, cientos de miles de haitianos han cruzado a República Dominicana, con una economía más próspera, para escapar de la violencia o buscar una vida mejor. Muchos de ellos han terminado trabajando en condiciones laborales pésimas en los campos de caña de azúcar.

Para leer más