Publicado 25/04/2016 15:03CET

Theresa May defiende abandonar la Convención Europea de Derechos Humanos

La ministra de Interior británica, Theresa May
STEFAN WERMUTH / REUTERS

LONDRES, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Interior británica, Theresa May, ha defendido este lunes que Reino Unido abandone la Convención Europea de Derechos Humanos (CEDH), un tratado del Consejo de Europa firmado en 1950 inspirado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, porque el país con ella es menos seguro, ya que evita la "deportación de extranjeros peligrosos".

"Si queremos cambiar las leyes sobre Derechos Humanos en este país no debemos abandonar la UE, sino la Convención Europea de Derechos Humanos y la jurisdicción de su tribunal", el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ha afirmado May durante un acto de campaña en defensa de la permanencia de Reino Unido en la UE celebrado en Londres.

En su primera intervención importante con vistas al referéndum de permanencia en la UE del próximo 23 de junio, May ha advertido de que la pertenencia a la Convención "puede atar las manos del Parlamento" y en cambio no añade nada a la prosperidad del país.

May ha argumentado que lo que el país debe contestar el 23 de junio es cómo "maximizar la seguridad, prosperidad e influencia en el mundo de Reino Unido, y también nuestra soberanía". Así, aunque ha reconocido que la pertenencia a la UE acarrea problemas, ha destacado que son más las ventajas.

En materia de seguridad, May ha argumentado que "seguir siendo miembros de la Unión Europea significa que estaremos más seguros ante el crimen y el terrorismo", aunque ha defendido una mayor cooperación tras los atentados de París y Bruselas.

CRÍTICAS LABORISTAS

La oposición laborista ha reprochado ya a May sus palabras, un "mensaje terrible para el mundo", según el portavoz de Interior del Partido Laborista, Andy Burnham. "Sería un paso atrás", ha apostillado a través de Twitter.

También el portavoz de Justicia laborista, Lord Falconer, ha criticado a May por una postura "ignorante, antiliberal y equivocada". "Ignorante porque tienes que ser miembro de la CEDH para ser miembro de la UE. La Unión Europea en sí misma se somete voluntariamente a la CEDH", ha argumentado.

"Antiliberal porque tiene que haber un organismo externo al Gobierno que dicte qué son los Derechos Humanos y equivocada porque daña la posición de Reino Unido, un país que por encima de todo cumple las normas y va por el mundo diciendo que debemos cumplir con los Derechos Humanos", ha apuntado en declaraciones a 'The Guardian'.

"Es lamentable. Está sacrificando un compromiso de 68 años con los Derechos Humanos en pro de sus miserables ambiciones de liderar el Partido Conservador", ha reprochado.
This is so so appalling.