Publicado 14/08/2021 10:33CET

El TPLF asegura que no se retirará de Amhara y sigue sin reconocer a Abiy como primer ministro etíope

Archivo - Un mercado en Tigray, Etiopía
Archivo - Un mercado en Tigray, Etiopía - SERGI REBOREDO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), envuelto desde hace meses en un cruento conflicto con el Gobierno etíope en el norte del país, ha asegurado que no tiene intención de retirarse de la región de Amhara, rechazado la figura de Abiy Ahmed como primer ministro etíope y recordado que el grupo era una fuerza democráticamente elegida antes del inicio en noviembre de los combates contra Etiopía.

"No somos rebeldes ni una milicia tribal. Nos eligieron democráticamente. Estamos intentando liberar a nuestra gente del sufrimiento inimaginable que están padeciendo", ha declarado el portavoz habitual del grupo, Getachaw Reda, a la cadena BBC.

El TPLF ha estado circunscrito a la región de Tigray pero en las últimas semanas han desplazado sus fuerzas a la vecina zona de Amhara para consolidar sus posiciones. En este sentido, el portavoz ha indicado que el grupo tiene intención de seguir avanzando hacia el oeste, "todavia en manos de los expansionistas de Amhara".

"Tenemos que dar seguridades a nuestra gene. Nos aseguraremos de que Abiy y sus fuerzas no regresan", ha indicado el portavoz del TPLF quien, una vez más, ha dejado la puerta a un posible alto el fuego "si el Gobierno etíope es honesto" y "se abre a negociar sobre el suministro energético, los servicios bancarios y las comunicaciones".

Sobre todo, el portavoz se ha negado a reconocer al primer ministro como interlocutor legítimo. "Abiy Ahmed no es nuestro líder. No participamos en las elecciones. Abiy Ahmed desea infringir nuestros derechos. No lo reconocemos, no es un líder legítimo. Abiy nos ha hecho sufrir a lo grande. Nuestra gente tiene derecho a la autodeterminación", ha indicado, antes de acusarle de cometer atrocidades.

"Abiy cometió un genocidio contra la gente de Tigray. Violaron, secuestraron y mataron a millones. Abiy Ahmed está intensificando el conflicto. Está bombardeando a nuestra gente. Solo podemos negociar con él si detiene el antagonismo", ha dicho.

El portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, ha calificado este miércoles de "volátil e impredecible" el conflicto de Tigray ante su extensión a las regiones adyacentes de Afar y Amhara pese al alto el fuego unilateral decretado a finales de junio por el Gobierno de Etiopía.

En rueda de prensa, Dujarric ha detallado que en "Amhara, se estima que 200.000 personas han sido desplazadas y en Afar, más de 76.000 personas habrían sido desplazadas tras la entrada de las fuerzas de Tigray en la región" así como que se investiga el bombardeo y saqueo de espacios que albergan a desplazados en Galikoma Kabele, en la zona de Fenti.

"Dentro de Tigray, el acceso humanitario ha mejorado significativamente, ya que se estima que el 75 por ciento de la zona es ahora accesible", ha indicado, si bien ha lamentado que "el flujo de suministros humanitarios en la región sigue siendo insuficiente".

La ofensiva del Ejército etíope contra el TPLF arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro en respuesta a un ataque del TPLF contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.

Tras ello, las fuerzas etíopes, que contaron con el apoyo de tropas eritreas y las fuerzas especiales de Amhara, lograron tomar Mekelle e imponer una autoridad interna, si bien finalmente han terminado cediendo terreno, lo que llevó a Abiy a anunciar el alto el fuego aduciendo razones humanitarias.

Para leer más