Un tribunal militar de Birmania investigará las denuncias de crímenes contra los rohingyas

Refugiados rohingya en Bangladesh
UNICEF/ PATRICK BROWN - Archivo
Publicado 18/03/2019 13:24:01CET

RANGÚN, 18 Mar. (Reuters/EP) -

Birmania ha anunciado este lunes la creación de un tribunal militar para investigar la actuación del Ejército en 2017 contra los rohingyas, una represión en la que Naciones Unidas y grupos humanitarios consideran que incluyó asesinatos masivos y que ha causado la huida de 730.000 miembros de esta minoría musulmana a la vecina Bangladesh.

El tribunal estará integrado por un general de División y dos coroneles e investigará los hechos acaecidos en 2017 en el estado birmano de Rajine, en el oeste del país, según ha confirmado el Ejército en un comunicado publicado en la web del jefe de Estado Mayor, Min Aung Hlaing.

La creación de esta corte responde a las acusaciones de Naciones Unidas y grupos defensores de los Derechos Humanos, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, que acusan a las fuerzas de seguridad de asesinatos en masa, violaciones e incendios intencionados.

Birmania, por su parte, asegura que las fuerzas de seguridad lanzaron la ofensiva en respuesta a varios ataques de insurgentes rohingyas contra puestos de seguridad cerca de la frontera con Bangladesh.

Una misión de Naciones Unidas estableció en 2018 que la campaña militar fue orquestada con "intenciones genocidas" y recomendó imputar a Min Aung Hlaing y a otros cinco generales "los crímenes más graves bajo la ley internacional".

Birmania ha negado estas acusaciones de asesinatos, violaciones y otros abusos, aunque Min Aung Hlaing reconoció en febrero que "había involucrados algunos miembros de las fuerzas de seguridad". Una investigación militar de 2017 exoneró a las fuerzas de seguridad de cualquier crimen.

Este tribunal es "otra maniobra de mala fe" para aliviar la presión, según ha declarado este lunes el director de Amnistía Internacional para el sureste asiático, Nicholas Bequelin. "El Ejército sigue estando acusado de los crímenes más graves bajo la ley internacional y no ha mostrado ningún intento de reforma", ha señalado.

"La idea de que el Ejército pueda investigarse a sí mismo e impartir justicia y rendición de cuentas es peligrosa y delirante", ha añadido Bequelin.

El Tribunal Penal Internacional ha abierto una investigación preliminar, mientras que Birmania creó una comisión, que incluye al diplomático filipino Rosario Manalo y a un antiguo embajador japonés en la ONU, Kenzo Oshima, que publicará sus conclusiones este año.

Para leer más