Actualizado 07/12/2020 15:58 CET

Tshisekedi rompe su coalición con Kabila y no descarta elecciones anticipadas en RDC

El presidente de RDC, Felix Tshisekedi
El presidente de RDC, Felix Tshisekedi - MICHAEL BROCHSTEIN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

El partido del expresidente dice que la consecuencia de la decisión sera la "cohabitación"

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El presidente congoleño, Felix Tshisekedi, ha dado por rota este domingo la coalición entre su alianza y el partido del expresidente Joseph Kabila, anunciando la designación de un "informador" encargado de buscar una nueva mayoría presidencial y abriendo la puerta a elecciones anticipadas en caso de no conseguirlo.

En un esperado discurso a la nación tras tres semanas de consultas en medio de las crecientes disputas entre los socios de coalición, Tshisekedi ha explicado que las conversaciones han permitido constatar el rechazo a dicha alianza y que el Gobierno de coalición entre la Dirección para el Cambio (CACH) del mandatario y el Frente Común para el Congo (FCC) de su predecesor no ha sido capaz de "poner el marcha el programa" para el que los congoleños le eligieron presidente.

Para resolver esta situación, Tshisekedi ha anunciado que designará un "informador", una figura prevista por la Constitución, con el cometido de encontrar una nueva mayoría, habida cuenta de que el CACH solo dispone de unos 50 diputados de los 500 que componen la Asamblea.

Dicho "informador", para el que ya se barajan los nombres de los destacados opositores Moïse Katumbi y Jean-Pierre Bemba, entre otros, según 'Jeune Afrique', dispone de un plazo de 30 días renovable por otros 30 más para cumplir con su misión. Según el medio congoleño Actualité, la designación podría producirse esta misma semana.

En caso de que no sea posible encontrar una nueva mayoría que sustente al presidente, Tshisekedi ha dejado abierta la puerta al adelanto electoral. Así, si se reúnen las razones "para una disolución" debido a que la Asamblea Nacional no apoya "algunas iniciativas del Gobierno", "usaré las prerrogativas que me son reconocidas, para volver a vosotros, pueblo soberano, y pediros esta mayoría", ha recalcado.

De llegarse a este extremo, deberían convocarse elecciones en el plazo de 60 días una vez publicada la decisión. No obstante en el entorno de Tshisekedi ven factible lograr una nueva mayoría, en la que la participación de Katumbi y Bemba se da prácticamente por segura. "Con la dinámica actual es posible conseguir esta mayoría", ha confiado a la emisora RFI un asesor del presidente.

REACCIÓN DEL PARTIDO DE KABILA

Desde el FCC, han advertido al CACH de que debe asumir "todas las consecuencias" de la decisión de Tshisekedi "al retirarse del Gobierno central y de los gobiernos provinciales en los que participa", la cual "conlleva la cohabitación".

Según recogen los medios locales, el FCC considera que las "conclusiones unilaterales" del presidente "violan la Constitcución y sirven de pretexto para liquidar por la instauración de un régimen dictatorial al servicio del poder personal, las instituciones establecidas tras elecciones".

En este sentido, ha advertido de que no se dan las condiciones para la disolución de la Asamblea y ha anunciado que pedirá a Kabila que hablé para que dé "su parte de verdad con el fin de aclarar a la opinión pública la situación política del país creada por el presidente".

Por último, el partido del expresidente, quien gobernó el país desde la muerte de su padre en 2001 hasta 2019 cuando cedió el testigo a Tshisekedi, ha prometido que empleará "todos los medios de derecho y políticos para hacer frente a la crisis institucional que intenta crear artificialmente el presidente y su familia política".

Entretanto, este lunes se han producido altercados entre partidarios del FCC y del UPDS, el partido de Tshishekedi, en las inmediaciones del Palacio del Pueblo, donde tiene su sede la Asamblea. La Policía ha intervenido con gases lacrimógenos para disolver a los partidarios del presidente, algunos de los cuales han conseguido entrar en el recinto parlamentario.

Mientras, en el interior de la sala de pleno también se han vivido escenas de caos, según los medios locales. Diputados del partido del presidente han intentado impedir que la presidenta de la Asamblea, Jeanine Mabunda, presidiera la sesión.