Actualizado 05/03/2007 19:03

Turquía/Suiza.- Un político turco es juzgado en Suiza por negar el genocidio armenio

LAUSANNE (SUIZA), 5 Mar. (EP/AP) -

Un político turco, Dogu Perincek, será juzgados en Suiza por negar el genocidio armenio, violando las leyes antirracistas de este país, tras asegurar que puede proveer documentos que demuestren que los asesinatos masivos de armenios a principios del siglo XX fueron "lamentables masacres recíprocas", pero no genocidio, según una entrevista publicada hoy.

Dogu Perincek, líder del Partido de los Trabajadores turco, aseguró haber obtenido documentos rusos que prueban que las masacres cometidas pro turcos entre 1915 y 1918 fueron resultados de un enfrentamientos étnico que también se cobró víctimas turcas, según la entrevista publicada en en diario 'Le Matin'.

El caso probará si es una violación de las leyes antirracistas suizas la negación de que los turcos cometieron un genocidio que acabó con las vidas de 1,5 millones de armenios.

La Cámara Baja del Parlamento suizo votó en 2003 que se reconocieran las matanzas como genocidio, pero la resolución era no vinculante. Miembros del Gobierno han expresado su preocupación por el impacto de esta resolución en las relaciones con Turquía.

Perincek fue acusado de violar las leyes tras negar repetidamente el genocidio durante una visita a Suiza en 20058, y deberá aparecer ante el tribunal de Lausanne mañana. Se enfrenta a más de tres años de cárcel y una multa de una cantidad aún no determinada si es hallado culpable.

La ley fue "el resultado de un prejuicio profundamente enraizado prejuicio anti turco", según estimó Perincek a 'Le Matin', añadiendo que espera que finalice esta "caza de brujas" contra él. La misma ley se aplica a la negación el Holocausto. "Aquí en Suiza dar tu opinión es un acto castigable", demandó el político turco.

Los descendientes de armenios que sobrevivieron a las matanzas han estado presionando a los países occidentales para que las etiqueten como genocidio. En enero, un grupo bipartidista de parlamentarios estadounidenses introdujo una ley sobre este asunto en el Congreso, a la que se opone la Casa Blanca temiendo que se deterioren las relaciones con Turquía, miembro vital de la OTAN.

También el pasado octubre, el Parlamento francés aprobó una ley que consideran un crimen negar que las matanzas de armenios constituyeron un genocidio, pero aún debe pasar por el Senado, y ser ratificada por el presidente, Jaques Chirac, para que entre en vigor. Estas leyes están en contraposición con la turcas, que consideran un crimen utilizar el término de genocidio para describir dichas muertes.