Actualizado 05/02/2007 14:03 CET

Turquía.- Turquía conmemora el primer aniversario del asesinato del sacerdote italiano Andrea Santoro

El presidente de la Unión de Religiosos de Turquía estima que su muerte ha desbloqueado "ciertos prejuicios"

ESTAMBUL (TURQUIA), 5 Feb. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

La comunidad católica conmemorará hoy el primer aniversario del asesinato en Turquía del sacerdote italiano Andrea Santoro con sendas misas en las localidades de Trebisonda y Estambul, según informó a Europa Press el presidente de la Unión de Religiosos de Turquía, Rubén Tierrablanca.

Santoro fue abatido a tiros el 5 de febrero de 2006 por un adolescente de 16 años que reconoció que actuó movido por la rabia que le provocó la publicación de una serie de caricaturas de Mahoma en la prensa occidental. El trágico suceso ocurrió en Trebisonda, noroeste de Turquía, cuando el sacerdote de 60 años estaba rezando después de una misa en su parroquia de Santa María. El joven, identificado con las siglas Q.A., fue sentenciado a 18 años y diez meses de cárcel el pasado octubre.

Un año después del crimen, el presidente de la Conferencia Episcopal italiana, el cardenal Camillo Ruini, oficiará una misa en su memoria en Trebisonda. "La muerte de Santoro nos entristeció enormemente, pero él fue un regalo de Dios para la Iglesia Romana. A causa de Santoro, la lista de gente que ha sacrificado su vida por Dios ha crecido mucho", declaró Ruini a su llegada a Turquía junto a la madre de Santoro, sus dos hermanas y su tío.

Todos ellos, que fueron recibidos ayer en Estambul por el portavoz de la Conferencia Episcopal de Turquía, monseñor Georges Marovitch, estarán presentes en dicha misa junto al nuncio apostólico en Ankara, el arzobispo Antonio Lucibello.

La misa de hoy en Trebisonda será "estrictamente privada", ya que el momento actual es "muy delicado" y es preferible "guardar discreción para evitar problemas", ha valorado el vicario apostólico de Anatolia, monseñor Luigi Padovese, en referencia al reciente asesinato en Estambul del periodista turco de origen armenio Hrant Dink.

PREJUICIOS ELIMINADOS

La Catedral del Espíritu Santo, en la antigua Constantinopla, acogerá hoy también una misa en memoria de Andrea Santoro, explicó el franciscano Tierrablanca, quien recordó la figura del sacerdote italiano un año después de su muerte. "Positivo es lo que Andrea había hecho y propuesto y no logró terminar. Su muerte ha desbloqueado muchas cosas... ciertos prejuicios", consideró.

Aunque se mostró consciente de que hay que buscar un "camino más sereno" para que no haya "otro mártir" como Santoro, Tierrablanca quiso dejar claro que la comunidad católica en Turquía "ni se esconde ni tiene temor". Asimismo, afirmó que tampoco hay "miedo" a que se registre el asesinato de otra figura católica en Turquía, ya que "siempre ha habido grupos más extremistas, a veces por la parte islámica, a veces por la parte laica".

De hecho, el franciscano se reunió la semana pasada con el sacerdote polaco que sustituyó a Santoro y ambos estuvieron charlando animadamente. Con todo, "él sabe que debe trabajar con mucha prudencia", agregó Tierrablanca.

Un centro intercultural e interreligioso dedicado a Andrea Santoro será inaugurado el próximo mes de mayo en Turquía. Se cumplirá así el deseo que el propio sacerdote había manifestado días antes de su asesinato, esto es, que Trebisonda dispusiera de los libros de las tres grandes religiones (cristianismo, judaísmo e Islam).

Según Santoro, un centro así "podría ayudar a acercar mundos distantes, a colmar vacíos culturales, a tender puentes entre orillas lejanas y a abrir 'ventanas' en muros sin aperturas". "En particular, podría ayudar al Islam a entrar más en diálogo, acogiendo la diversidad y evitado el cenagal del fundamentalismo", decía el sacerdote.

En Turquía, el 99% de la población (unos 72 millones de habitantes) es musulmana, y el número de católicos representa sólo un 0,04%, esto es, unas 32.000 personas. Turquía es, junto a Bielorrusia y Bosnia, uno de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que no respeta plenamente el derecho a la libertad religiosa que recoge su Constitución.