Actualizado 09/12/2007 17:01 CET

UE/África.- España abrirá 13 escuelas taller en África para formar trabajadores y anuncia un plan de infraestructuras

Zapatero ofrece a Mali un cupo de empleos temporales para las campañas de recogida de la fresa

LISBOA, 9 Dic. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Beatriz Fernández) -

España abrirá 13 escuelas taller en Africa para formar trabajadores y presentará "en las próximas semanas" un plan de infraestructuras ferroviarias, carreteras y caminos rurales que afectará principalmente a Senegal, Guinea Conakry y Mali, anunció hoy el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en rueda de prensa antes de abandonar la II Cumbre UE Africa, que concluye hoy en Lisboa.

Además, avanzó que el proyecto de fijación de cupos de trabajadores que España ya ha establecido con Senegal para las campañas de recogida de la fresa se extenderá a Mali. Fuentes gubernamentales precisaron a Europa Press que la secretaría de Estado de Inmigración prevé que "varios cientos de malienses" se desplacen a España cada año con un contrato de trabajo "temporal" para participar en estas tareas de recolección.

Zapatero concretó que la primera de las escuelas taller se pondrá en marcha en Mali y que el "ambicioso" plan de infraestructuras incluye proyectos con una actuación "directa" del Ministerio de Fometo y otros, "financiación para la iniciativa privada". El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, ya informó antes de la Cumbre del interés de España en mejorar el ferrocarril que une Mali y Senegal y cuya irregularidad afecta negativamente a la capacidad productiva y de exportación de ambos países.

Zapatero compareció en rueda de prensa para dar cuenta del desarrollo de la II Cumbre UE Africa, sobre la que se mostró convencido de que constituye una de las "más importantes" reuniones que ha celebrado Europa a lo largo de su historia y aseguró que los Veintisiete adquieren "grandeza política y ética" al sentarse con el continente africano para construir una "relación distinta", que tenga como "objetivo fundamental" el "desarrollo" de la región más pobre del mundo y poner fin a las desigualdades y situaciones desesperadas en ese territorio.

Europa, dijo Zapatero, que es el continente "más rico" y constituye la región "de la democracia", debe ser también "el continente mejor", por lo que advirtió de que la UE debe ser "exigente consigo misma para cumplir la parte que le corresponde en alcanzar los Objetivos del Milenio que se marcó la ONU para reducir la pobreza y el hambre en el horizonte de 2015.

"Europa debe ser consciente (...) de que en buena medida el porvenir de su riqueza y el equilibrio del orden internacional va a depender del futuro de Africa", advirtió, por lo que instó a trabajar por el desarrollo en Africa, pero hacerlo "con Africa" y no sólo hablar de la región de una forma "compasiva". Esto implica, añadió, reconocer los avances que se producen en el continente, al tiempo que se exigen cambios en materia de derechos humanos, cuando estos no se respetan.

España, aseguró, lleva casi cuatro años desplegando "grandes esfuerzos" en este sentido y representa probablemente el país europeo y del mundo occidental que "más esfuerzos ha hecho" por el cumplimiento de estos objetivos en Africa. En este sentido, recordó que ha triplicado la cooperación al desarrollo dirigida a este continente, pasando de 500 a 1.500 millones de euros para 2008. Bajo su punto de vista, esta tendencia debería repetirse en todos los países europeos.

El jefe del Gobierno advirtió no obstante de que las fórmulas de cooperación de Europa con Africa no se pueden limitar a la ayuda al desarrollo, sino que "hay que ayudar a producir", lo que significa, dijo, crear "infraestructuras, escuelas taller, enseñar a trabajar la agricultura de forma más rentable, transferencia tecnológica y la posibilidad de retorno de muchos inmigrantes cualificados y que serían imprescindibles en esos países", junto a la actuación "a través de préstamos".

APUESTA POR LA INMIGRACIÓN LEGAL.

Zapatero destacó cómo en esta cumbre él se refirió de forma singular al fenómeno de la inmigración irregular, que reiteró, supone un "gran fracaso colectivo" porque los más perjudicados por ella son los jóvenes que, "fruto de la desesperación y la ausencia de esperanza", intentan, muchas veces de la mano de de organizaciones mafiosas, emigrar de forma ilegal, por lo que suelen acabar con una penalización.

Por eso, recordó, ha propuesto en Lisboa "un gran acuerdo" euroafricano para "combatir la inmigración irregular" y que asuma que sólo se será eficaz en esta lucha ofreciendo "oportunidades a los jóvenes en Africa", invirtiendo en "educación, trabajo e infraestructuras".

El jefe del Gobierno se refirió al trabajo concreto del Gobierno español en esta línea y que va en dos direcciones: la reordenación de los flujos migratorios legales con el establecimiento de "cupos limitados para jóvenes", especialmente de países de Africa occidental y subsahariana, para que pueden entrar legalmente en España para trabajar en aquellos sectores en los que este país necesita mano de obra y, en segundo lugar, su proyecto de infraestructuras en esas mismas áreas del continente.

"Cada vez que canalizamos inmigración legal, estamos reduciendo el horror, la tragedia y lo inadmisible de la inmigración irregular que todos padecemos y rechazamos de una manera tan contundente cuando vemos lo que ocurre en las costas de Canarias", señaló.

Zapatero recordó que España tradicionalmente sólo miraba al norte de Africa y que en lo que va de legislatura el Ejecutivo ha abierto seis embajadas fuera de este área, en concreto, en Sudán, Mali, Níger, Cabo Verde, Guinea Conakry y Guinea Bissau.

El presidente, que en el marco de la cumbre ha mantenido reuniones bilaterales, además de con Francia, con dirigentes de Senegal, Mauritania, Chad, Turquía, Argelia, Nigeria, Angola, Guinea Conakry, Guinea Bissau y Mali, aseguró que con todos estos países, "determinantes para una buena gestión de la inmigración" existe un alto grado de relación política y una voluntad de trabajar conjuntamente.

Refiriéndose a algunos de estos encuentros, dijo haber recibido del presidente de Chad, Idriss Déby, el agradecimiento del programa español para financiar la educación de 50.000 niños de ese país africano.

Preguntado por la acogida que cree que ha tenido el plan euroafricano que ha propuesto, afirmó que los dirigentes africanos con los que se ha reunido en la cumbre se han referido al modelo de cooperación de España con Africa como un modelo "útil" y como el que quieren los países africanos.

Con respecto al discurso que pronunció ayer el líder libio, Muanmar el Gadafi, consideró que fue una intervención muy general, sin concrecciones y con muchas referencias históricas. Zapatero apostó en cambio por centrarse en el presente y el futuro, ya que el pasado no se puede cambiar.