La UE y los países latinoamericanos silencian la represión en Venezuela

Actualizado 11/06/2015 15:05:50 CET


BRUSELAS, 11 (EUROPA PRESS)

Los países de la Unión Europea y de América Latina y Caribe (UE-CELAC) han optado por silenciar la situación política en Venezuela, para lograr pactar la declaración conjunta sobre las relaciones birregionales que han adoptado en la cumbre que les reúne en Bruselas.

La "preocupación" expresada por los Veintiocho en los últimos meses y el llamamiento del Parlamento Europeo al Gobierno de Nicolas Maduro para que libere a los presos políticos había chocado con el rechazo a "injerencias" mostrado por el bloque latinoamericano en las negociaciones del texto.

Finalmente, los líderes europeos reiteran su "rechazo a las medidas unilaterales de fuerza con efecto extraterritorial y contrarias al Derecho internacional", en referencia a las sanciones de Estados Unidos contra el régimen de Maduro, según la declaración definitiva a la que ha tenido acceso Europa Press.

También muestran su "compromiso" con la resolución "pacífica" de las "disputas" y "toman nota" de una declaración de CELAC cuyo contenido no recogen expresamente, pero que se refiere a la condena de la decisión de Estados Unidos de designar Venezuela como una "amenaza para la seguridad".

El párrafo que aparece responde a las demandas de los países bolivarianos que buscaban un gesto de la cumbre en contra de la política de sanciones de Washington contra Maduro. La Unión Europea trató de incluir una crítica a los abusos contra la oposición política en el país, pero no ha prosperado.

Fuentes europeas justifican la ausencia de una referencia expresa a la persecución de la oposición en el país latinoamericano porque se trata de una cumbre "regional, no bilateral", por lo que "no se habla de cada país".

En la rueda de prensa conjunta de las dos presidencias, al término de la cumbre, el mandatario ecuatoriano, Rafael Correo, ha destacado el "rechazo" de los líderes europeos y latinoamericanos al "absurdo argumento" de Washington que considera a Venezuela una amenaza para su seguridad. Estados Unidos actúa de manera "ilegal", ha dicho Correa, "inmiscuyéndose en asuntos internos de un país soberano".

El presidente del Consejo, Donald Tusk, ni el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, han optado por su parte en seguir la línea del texto y no expresar la posición de la Unión Europea ante sus socios latinoamericanos.

Sobre estas diferencias, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido de las dificultades para encontrar posiciones de compromiso en un foro tan amplio, en donde los acuerdos son "lógicamente difíciles".

Aunque ha restado importancia al hecho de que la declaración consensuada no sea crítica con Maduro, Rajoy ha insistido en que la posición de España no ha variado. "Yo creo que el futuro de Venezuela está en el diálogo, en la democracia, en la libertad y en el respeto a la ley", ha dicho.

APOYO A CUBA Y COLOMBIA

El documento sí recoge declaraciones políticas sobre otro países de la región, por ejemplo el apoyo al nuevo curso de las relaciones entre Cuba y la Unión Europea --inmersos en una negociación para un acuerdo de diálogo político y cooperación que deje atrás la 'Posición Común' europea--.

El acuerdo, una vez concluido "será el marco para unas relaciones más estrechas y un apoyo comprometido con el proceso de modernización en marcha en Cuba", reza el texto. También se alude al deshielo en las relaciones de la isla con Estados Unidos y confían en que se den "todos los pasos necesarios para acabar pronto con el embargo" que pesa sobre Cuba.

El proceso de paz es otro de los asuntos de la política regional al que se refiere expresamente la declaración conjunta, que resalta el "apoyo" a dicho proceso y expresa el deseo de un pronto acuerdo.

El propio presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha subrayado en una rueda de prensa la importancia de que Europa diera una señal de "apoyo político" a las negociaciones para la paz. Tusk ha confirmado el compromiso europeo de crear un fondo fiduciario con el que acompañar a Colombia en el "postproceso".

Santos ha avisado a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de que "la paciencia no es infinita" y que los colombianos "necesitan llegar a acuerdos". Y ha pedido al ELN que se implique también en unas negociaciones "formales" para la paz.

MÁS COOPERACIÓN BIRREGIONAL

Loa líderes se han comprometido a trabajar para "revitalizar" las relaciones birregionales y "modernizar" los acuerdos que ya existen, como los que la UE tiene con Chile y México. También apuestan por avanzar con determinación en otros pactos en negociación, en referencia al tratado de libre comercio que Bruselas trata de acordar con los países de Mercosur.

El cambio climático es otro de los campos en los que las dos regiones están determinados a unir fuerzas en el plano internacional, según recoge la declaración.

El objetivo es facilitar un acuerdo "vinculante, con responsabilidad y sanciones" para la reducción de emisiones contaminantes en la cumbe de fin de año en París, ha dicho Correa. Un acuerdo que permita limitar el calentamiento del planeta "en 2 grados, o en 1,5 grados", según el texto.

Aprovechando la cumbre que ha reunido en Bruselas a 61 países de las dos regiones, Bruselas ha anunciado una ayuda de 230 millones de euros para apoyar iniciativas de desarrollo sostenible en América Latina y Caribe.

También Colombia recibirá una ayuda de 5 millones de euros para acompañar al país en los esfuerzos del proceso de paz y en las tareas de desminado. La Comisión ha anunciado un apoyo adicional de 21 millones de euros para la población más castigada por el conflicto.