La UE celebra que se imponga el 'sí' en el referéndum en Macedonia que abre la puerta a su adhesión

Publicado 01/10/2018 13:48:15CET

BRUSELAS, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha celebrado que se haya impuesto el 'sí' en el referéndum celebrado este domingo en la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) a favor del acuerdo político con Grecia para resolver su disputa sobre el nombre porque constituye "una oportunidad histórica" para avanzar "de forma decisiva" en su proceso de adhesión al bloque comunitario.

"Esto es una oportunidad histórica no solo para la reconciliación en la región, sino para hacer avanzar al país de forma decisiva en su camino hacia la Unión Europea", ha defendido la jefa de la diplomacia europea en un comunicado conjunto con el comisario de Ampliación, Johannes Hahn.

Pese a la escasa participación en el referéndum, ambos han puesto en valor que se ha tratado de "una votación pacífica y democrática" en la que los macedonios "han tenido la oportunidad de votar el futuro de su país" y han celebrado que "una gran mayoría de los que han ejercido su derecho al voto han dicho sí al acuerdo de Prespa sobre la cuestión del nombre y su camino europeo".

Dado que la participación no llegó al mínimo del 50 por ciento necesario --rondó el 27 por ciento--, no será considerado válido, aunque la consulta era meramente consultiva y no vinculante. Según los resultados publicados por la comisión electoral, correspondientes al 98,61 por ciento del recuento, el 91,48 por ciento de los votantes se han decantado por el 'sí' y el 5,64 por ciento por el 'no'.

"El Parlamento deberá proceder ahora con los próximos pasos para aplicar el acuerdo sobre el nombre y decidir sobre la adopción de los cambios constitucionales", han subrayado en la nota conjunta.

En este contexto, han instado a "todos los actores políticos e institucionales" a actuar "conforme a sus responsabilidades constitucionales, más allá de las posiciones de partido político", y han trasladado que "la Unión Europea continuará apoyando plenamente y acompañando al país, sus instituciones y a todos sus ciudadanos".

En la rueda de prensa posterior diaria del Ejecutivo comunitario, el portavoz jefe de la institución, Margaritis Schinas, no ha querido aclarar si para la Unión Europea la consulta ha sido un fracaso o no y si tiene validez.

"La posición de la Comisión es clara", ha zanjado el portavoz, remitiendo a la declaración conjunta, que ha rechazado "interpretar". "La declaración dice que el referéndum ha producido un resultado y ahora el proceso constitucional continuará en el Parlamento", ha remachado.

El Ejecutivo comunitario ha admitido no disponer de "información precisa sobre el calendario" para que el Parlamento macedonio apruebe los cambios constitucionales necesarios. "Esto está ahora en manos del Gobierno y del Parlamento de la Antigua República Yugoslava de Macedonia", ha remachado.

Los macedonios debían responder a la pregunta: "¿Apoya la integración en la UE y la OTAN aceptando el acuerdo entre Macedonia y Grecia?". Dicho acuerdo contempla, entre otros compromisos, que el país pase a denominarse oficialmente República de Macedonia del Norte, para salvar las suspicacias de Atenas sobre posibles reivindicaciones soberanistas sobre una región griega.

El acuerdo, sellado en julio, ha generado el rechazo de una parte de la población, incluido el presidente de Macedonia, Gjorge Ivanov, quien ya anunció esta semana que no participaría en la consulta por sus discrepancias con el acuerdo, al que también se han opuesto el principal partido de la oposición y los nacionalistas.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ya celebró este domingo el 'sí' en el referéndum a través de su perfil en Twitter y pidió a "todos los líderes y partidos políticos a implicarse de forma constructiva y responsable para aprovechar esta oportunidad histórica". "La puerta de la OTAN está abierta pero todos los procedimientos nacionales tiene que completarse", recordó.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN prometieron a Macedonia en la cumbre de 2008 en Bucarest que invitarían al país a entrar en la Alianza Atlántica en cuanto resolviera su disputa por el nombre del país con Grecia, que ha venido bloqueando desde hace años los avances para su adhesión en la UE y la OTAN.