Actualizado 03/07/2007 21:37 CET

UE.- Los países de la UE discrepan sobre el destino de los inmigrantes rescatados en el mar

BRUSELAS, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los países de la Unión Europea siguen sin ponerse de acuerdo sobre el destino de los inmigrantes rescatados en alta mar cuando intentan alcanzar las costas europeas y el conflicto entre distintos corpus legislativos parece estar en la base de la falta de acuerdo para saber qué hacer en estos casos.

Durante un debate celebrado en la comisión de libertades civiles del Parlamento Europeo sobre la tragedia de los inmigrantes en el mar, Malta dejó claro que no tiene pensado cambiar su posición ni ratificar los dos convenios internacionales que rigen las normas de salvamento y rescate.

El embajador maltés ante la UE, Richard Cachia, defendió un sistema de "reparto de la carga" alegando que de aceptar las normas de los convenios internacionales sobre derecho del mar, los rescatados por ejemplo en la isla italiana de Lampedusa tendrían que ser llevados a Malta. Esta idea fue la que propuso el país mediterráneo en el último Consejo de ministros de Justicia e Interior.

Por su parte, España alegó que no hay ninguna duda en la responsabilidad del salvamento y que debe hacerlo el barco más cercano al lugar donde se encuentren las personas de riesgo, según explicó el consejero de Interior de la Embajada de España ante la UE, Eugenio Burgos.

Además, apuntó que los naúfragos deben ser llevados "al puerto seguro más cercano que corresponderá normalmente al del país en cuya zona haya tenido el rescate", sin perjuicio del tratamiento que deba dársele a la situación particular del inmigrante, que puede ser imigrante económico, persona necesitada de protección internacional o simplemente naúfrago.

Burgos se refirió también a la Agencia de Control de Fronteras Exteriores (Frontex), cuya labor elogió, pero para la que pidió "normas claras" sobre los distintos niveles de responsabilidad, basándose en la premisa de que "el salvamento en el mar es lo prioritario" y que las discusiones deben basarse en "cómo se efectúa, quién da la protección y qué debe hacerse con las personas una vez rescatadas". "Los derechos humanos deben respetarse también en la inmigración por mar", remachó el representante español.

Para el director del Consejo italiano para los Refugiados y miembro de la Red euromediterránea de Derechos Humanos, Christopher Hein, existe una "laguna" en el ámbito de las convenciones sobre seguridad marítima y búsqueda y rescate de naúfragos porque no se indica dónde desembarcar a las personas rescatadas.

Hein denunció también que la protección de las fronteras exteriores pone en algunos casos en peligro vidas humanas durante las operaciones de interceptación de embarcaciones con inmigrantes ilegales. También llegó a achacar a la existencia del espacio 'Schengen', que establece la desaparición de las fronteras interiores de la UE, el origen de las tragedias que se viven ahora en el mar.

Por otro lado, el representante de Marruecos ante la UE, Menuar Alem, apuntó que la inmigración ilegal ha caído en un 60% en 2006 gracias a la cooperación con España y a los acuerdos de repatriación de irregulares con los países de origen, como Senegal, Ghana o Nigeria.