Actualizado 27/06/2007 22:45 CET

UE.- El presidente del Eurogrupo arremete contra los sueldos "sin límite" de los altos ejecutivos

BRUSELAS, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, arremetió hoy contra las remuneraciones "sin límite" de los altos ejecutivos empresariales, que contrastan con la exigencia de "moderación salarial" que se dirige a los trabajadores, y pidió un debate sobre la "distribución de los beneficios" que está generando el actual buen momento económico.

"Los trabajadores ven como se les invita a la moderación salarial mientras que otros actores de la vida económica y social reciben remuneraciones sin límite", lamentó Juncker en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.

Los parlamentarios de esta comisión aprobaron precisamente este miércoles un informe en el que se subraya la necesidad de una distribución más justa de los beneficios del crecimiento y se pide "una mayor vigilancia de los paquetes de remuneración y las primas en los niveles superiores, que tienden a crecer de forma desproporcionada en comparación con los niveles salariales normales, enviando así señales equivocadas y desalentando el apoyo a una política salarial responsable".

El presidente del Eurogrupo destacó que la situación económica de la zona euro sigue siendo positiva y que el crecimiento en 2007 podría alcanzar el 2,6%. El nivel de empleo aumenta y la tasa de paro ha bajado ya al 7,1%, el nivel más bajo en 15 años, aunque todavía "escandalosamente elevado". Juncker destacó que las presiones inflacionistas parecen estar bajo control y que la previsión es que el nivel de precios suba un 1,9% en 2007.

También recalcó las mejoras en la reducción del déficit y la deuda de los Estados miembros, que ha llevado a cerrar los procedimientos de déficit excesivo contra Francia, Alemania y Grecia, lo que a su juicio demuestra que la parte correctiva del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) funciona. No obstante, recordó que todos los países deben proseguir los esfuerzos para alcanzar la situación de equilibrio presupuestario como muy tarde en 2010.