Actualizado 15/11/2007 21:12 CET

UE.- La UE ultima la inclusión del dispositivo marino y aéreo a su fuerza de reacción rápida

Descarta que sus planes de generación de fuerzas entren en colisión con los de la OTAN

BRUSELAS, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

La jefe del Comité Militar de la UE, el general Henri Bentegeat, calculó hoy que antes de finales de año estará desarrollado el plan para incluir a su Fuerza de Respuesta Rápida efectivos marinos y aéreos que se sumarán de manera permanente, y no de apoyo como funcionan en la actualidad, a las fuerzas terrestres comprometidas en los denominados "battlegroups", preparados para desplegarse en un plazo de cinco días tras la decisión comunitaria.

Según explicó en rueda de prensa al término del Comité Militar que hoy se celebró en Bruselas, hasta ahora la Fuerza de Respuesta Rápida de la UE está formada por los "battlegroups", una fuerza terrestre que sólo cuenta con medios aéreos y marítimos para realizar tareas de apoyo al despliegue.

"Lo que sabemos ahora es que en operaciones de gestión de crisis necesitamos también medios aéreos y marítimos para tomar parte en las operaciones, no sólo como apoyo sino también como acción", explicó Bentegeat.

Añadió que ya se han aprobado "el desarrollo de conceptos específicos para la respuesta rápida por mar y aire", que esperó se completen a finales de este año para poder desarrollarse durante "el primer semestre de 2008", bajo Presidencia eslovena de la UE.

No obstante, aclaró que no se puede cuantificar de manera exacta los medios marítimos y aéreos que serán necesarios, porque apuntó que las fuerzas en alerta permanente -"el centro de la capacidad de reacción rápida"-- seguirán siendo terrestres -por medio de los "battlegroups"--, mientras que las aportaciones marinas y aéreas serán "variables porque dependerán de la operación".

REACCIÓN RÁPIDA UE-OTAN

Con la creación de su capacidad de reacción rápida, la UE pretende tener medios militares disponibles para, en caso de crisis, poder intervenir en cualquier momento en cualquier parte del mundo. De naturaleza similar es la Fuerza de Respuesta de la OTAN (NRF), que, tras constatar las dificultades para reunir a los 25.000 efectivos en los que en principio fijó su "capacidad plena", decidió el mes pasado crear un "núcleo" de unos 8.000 preparados para desplegarse en cualquier lugar ante una crisis imprevista.

Uno de los motivos que esgrimió la Alianza Atlántica para explicar esta reducción es el hecho de que los países tienen que comprometer efectivos con la OTAN y también con otras organizaciones, como la UE y la ONU.

En este sentido, Bentegeat fue preguntado por la coordinación que se sigue en estos planes con la Alianza Atlántica y si no existe el riesgo de que ambas fuerzas de reacción rápida puedan solaparse.

En primer lugar, el general precisó que "por lo que respecta a la UE, será un incremento muy ligero, no queremos fuerzas de reserva de aire y mar, creemos que es más efectivo tener una base de datos y algunos pre-planes sin establecer fuerzas en la reserva", de manera que, dijo, "no hay posible interferencia en la NRF".

Aseguró que existe un diálogo muy fluido entre la UE y la OTAN por lo que respecta a la generación de fuerzas en cada organización por medio de un trabajo conjunto "donde tratamos de comparar nuestras conclusiones, sabiendo que no tenemos los mismos escenarios, ni los mismos niveles de ambición ni el mismo enfoque".

"No hay riesgo de solapamiento porque no hay comparación posible", concluyó Bentegeat, que además apuntó que es "cada país europeo" el que hace el "arbitraje" de adónde van sus tropas.