UE.- Zapatero y Sarkozy dicen haberse "conjurado" para lograr un acuerdo sobre el Tratado constitucional

Actualizado 31/05/2007 21:27:40 CET

Ambos constatan su acuerdo en que se mantenga el contenido del texto y se muestran dispuestos a "superar las divergencias"

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, "se conjuraron" hoy en Madrid para que los Veintisiete alcancen un acuerdo en el Consejo Europeo de junio sobre el futuro del Tratado constitucional, tras constatar la voluntad mutua de resolver la situación de bloqueo provocada por el 'no' de Francia y Países Bajos y comprobar que ambos países están de acuerdo sobre la "sustancia" del texto.

"Nos hemos conjurado para llegar a un acuerdo cuanto antes" sobre el Tratado constitucional, explicó Zapatero al término de la reunión mantenida por ambos, subrayando que la misma les ha permitido constatar su "voluntad" de que esto sea así. "No podemos perder tiempo, tenemos que poner todas nuestras energías para que Europa se ponga en marcha y funcione, y recupere la iniciativa y el diálogo que demuestre al mundo que éste es el continente de la unión política más activa, dinámica e innovadora", añadió.

Según el presidente del Gobierno, España quiere "un tratado básico, que mantenga su contenido esencial y que permita a todos los países incorporarse". En este sentido, se mostró convencido de que "estamos en condiciones de llegar a un acuerdo" y de que el texto que finalmente aprueben los Veintisiete en junio será "un texto de todos".

Por su parte, Sarkozy dijo que España y Francia comparten "el mismo análisis" respecto a la situación actual de la UE y a que "hay que trabajar" ya que "se ha perdido el tiempo". "Hace falta un nuevo tratado que desbloquee la situación", opinó, y en este sentido, dijo, Francia, ha presentado "una idea" de tratado simplificado pero, subrayó, será la presidencia alemana quien presente el nuevo texto.

SUPERAR LAS DIVERGENCIAS

Para el presidente francés, el hecho de que él, cuyo país rechazó la Constitución en referéndum, y Zapatero, cuyo país aprobó en referéndum el mismo tratado, sean capaces de "superar las divergencias" demuestra que en Europa "se puede ir más allá de las oposiciones para crear una política común".

Asimismo, Sarkozy consideró que Zapatero "tiene razón" al defender la necesidad de que, como prevé el actual tratado, cada vez sean más los temas sobre los que se decide por mayoría cualificada y no por unanimidad. A este respecto, el presidente español subrayó que además de esta cuestión España considera fundamental que entre otras cosas se mantenga la figura del ministro de Exteriores de la UE y haya "un reconocimiento del valor jurídico de lo que representa el Tratado". En esta línea, consideró "posible" un acuerdo sobre un "tratado más simplificado y menos largo", y "con menos contenido en lo que afecta a los elementos de identidad". Pero, añadió, "nos preocupa la sustancia". En todo caso, precisó, "puede ser un texto que aunque concentrado pueda dar el mismo resultado".

Preguntado sobre cómo se explicará a los ciudadanos españoles que el texto que aprobaron no será el que salga adelante, el presidente del Gobierno consideró que "la ciudadanía entiende muy bien la situación" y es consciente de que "hay que llegar a un acuerdo si queremos tener una Europa que funcione mejor con 27 y dé respuestas más ágiles".

PARTIDOS POLÍTICOS Y CIUDADANÍA

En todo caso, aseguró, "llegaremos lo más lejos que sea posible" y lo haremos, dijo, "contando con los grupos políticos que han apoyado el Tratado constitucional", en particular el PP que "apoyó el 'sí' en el referéndum y se lo explicaremos a los ciudadanos". "Ojalá podamos llegar a un tratado básico que contenga los elementos que nosotros consideramos esenciales", remachó.

Según indicaron fuentes gubernamentales, el encuentro mantenido hoy entre Zapatero y Sarkozy ha servido para poner en claro que España y Francia están de acuerdo en que hay que mantener el contenido del actual tratado constitucional y por ello se han comprometido a trabajar estrechamente con la presidencia alemana para que pueda haber un acuerdo en junio. De acuerdo con estas fuentes, y tras el encuentro que ayer Zapatero mantuvo con el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, ha quedado claro que los principales escollos para que el 21 y 22 de junio se alcance un acuerdo son Reino Unido y Polonia.

En este sentido, el propio Sarkozy subrayó que "hay un acuerdo entre nosotros dos pero nosotros no somos los Veintisiete". "No basta con ponernos de acuerdo nosotros dos", subrayó. Por su parte, Zapatero resumió diciendo que los dos países "están decididos a poner alta velocidad a la UE".