Varias ONG inician una cruzada contra los líderes de las redes de tráfico sexual en India

Varias ONG inician una cruzada contra los líderes de las redes de tráfico sexual
REUTERS / DESMOND BOYLAN
Actualizado 13/12/2017 17:26:22 CET

BOMBAY, 13 Dic. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Varias ONG de India iniciarán en una semana una investigación conjunta contra los líderes de las redes de tráfico sexual en el país, en el marco de una nueva intervención coordinada que pretenden compartir con el Gobierno para que los responsables se enfrenten a la Justicia y dejen de gozar de impunidad.

La próxima semana, nueve ONG que trabajan con supervivientes que han sido víctimas del tráfico humano en dos de los principales núcleos de Bengala Occidental, en los distritos de 24 Parganas Norte y 24 Parganas Sur, interrogarán a las víctimas para conocer en qué consistía su recorrido desde que salían de sus pueblos hasta que llegaban a los prostíbulos.

"Tenemos pruebas contra muchos traficantes, pero estos datos conjuntos ayudarán a demostrar que estos individuos disfrutan de impunidad y eso abrirá los ojos a las autoridades", ha explicado el coordinador de una ONG que trabaja con víctimas, Subhasree Raptan.

El objetivo es recopilar pruebas contra las poderosas personalidades que operan en la industria del tráfico de personas en el estado de Bengala Occidental, uno de los estados de India donde se han denunciado más casos.

Varios grupos defensores de Derechos Humanos han denunciado que los traficantes suelen librarse de rendir cuentas ante la Justicia, aunque las mujeres y niñas sean rescatadas y los dueños de los prostíbulos ingresan en prisión.

Una responsable de la ONG Sanjog, Pompi Banerjee, ha asegurado que las investigaciones necesitan respaldarse en pruebas que demuestren los vínculos que se producen desde que las mujeres son raptadas en sus pueblos por los traficantes hasta que estos las venden en algún prostíbulo de la ciudad.

No obstante, Banerjee ha explicado que en muchos casos los dueños de los prostíbulos niegan haber comprado a estas mujeres y defienden que muchas llegan por su propia voluntad. "Queremos conseguir pruebas contra los traficantes de personas y compartirlas con el Gobierno", ha asegurado en declaraciones a Thomson Reuters Foundation.

LUCHA CONTRA EL TRÁFICO DE PERSONAS

Estas mujeres también deberán describir de forma detallada a los traficantes, así como sus direcciones, en caso de conocerlas, y si en alguna ocasión esos hombres fueron detenidos. Asimismo, se les preguntará si saben si los individuos que traficaron con ellas lo hicieron con más mujeres.

Banerjee ha destacado que esta es la primera ocasión en la que se emplea un método semejante para perseguir el tráfico de personas. La responsable de la organización ha subrayado que existen "pruebas contra los traficantes", que siguen operando incluso después de que las autoridades hayan rescatado a sus víctimas y estas estén ya en sus hogares.

Datos recientes del Ejecutivo de India han puesto de manifiesto que en 2016 se registraron unos 8.132 casos de tráfico de personas, frente a los 6.877 que hubo en 2015. El mayor número de casos se produjeron en el estado de Bengala Occidental, seguido del estado de Rajastán, ubicado en el oeste de India.

Sin embargo, las cifras reales serían mayores. El sudeste asiático, con India a la cabeza, es una de las regiones del mundo en las que el tráfico de personas ha experimentado un mayor crecimiento.

Según datos ofrecidos por diversas ONG que trabajan en India, de los 20 millones de personas que formarían parte de la industria sexual en India, 16 millones son mujeres y niñas víctimas del tráfico sexual.

Hace un año se produjeron unas 11.000 detenciones de personas que operaban en el negocio de la trata y el Gobierno ha asegurado que unos 160 individuos fueron condenados. Sin embargo, los estudios realizados en la materia han mostrado que muchos de los traficantes han encontrado maneras ingeniosas para no dejar rastro.

Los grupos defensores de Derechos Humanos han denunciado que muchos de los supervivientes viven con miedo a sufrir represalias, a que les obliguen a retractarse de sus denuncias, a huir de sus hogares o a abandonar la escuela. "Hemos tenido más de 100 casos en los últimos dos años de supervivientes que han sido amenazadas por los traficantes por iniciar procesos legales contra ellos", ha concluido Raptan.