Vaticano.- Benedicto XVI solicita a los inmigrantes que respeten los valores de los países en los que residen

Actualizado 14/01/2007 21:04:25 CET

CIUDAD DEL VATICANO, 14 Ene. (EP/AP) -

El papa Benedicto XVI instó el domingo a los inmigrantes a respetar los valores sociales de sus nuevos países y señaló la necesidad de desarrollar "leyes para proteger su dignidad", a la vez que reiteró que la inmigración debería ser considerada como un recurso y no solo un problema.

"Reconozcamos en especial las dificultades de las familias que emigran tal como son: la incomodidad, la humillación", expresó el Pontífice, dirigiéndose a peregrinos y turistas de diferentes naciones que lo escuchaban en la Plaza de San Pedro.

Sin nombrar a ningún país ni nacionalidad, lamentó las condiciones "nefastas" que con frecuencia soportan los refugiados, exiliados y desamparados. "En consecuencia es importante proteger a los inmigrantes y sus familias a través de las leyes", servicios, centros de asistencia, dijo el Papa.

"Espero que pronto haya un equilibrio en la forma en que se manejan los flujos migratorios y de la movilidad humana en general, para que los beneficios puedan alcanzar a toda la familia humana, comenzando con medidas concretas que favorezcan la emigración legal y la reunión de las familias", agregó el Pontífice.

"Solo el respeto por la dignidad humana de todos los inmigrantes, por una parte, y el reconocimiento de los mismos inmigrantes de los valores de las sociedades que los acogen, pueden hacer posible una integración apropiada de las familias en los sistemas sociales, económicos y políticos" donde están viviendo, consideró.

"La realidad de la inmigración no debería ser considerada solo como un problema, sino también y por sobre todo como una gran fuente del camino a la humanidad", sostuvo Benedicto.