4 de junio de 2020
 
Actualizado 28/11/2007 14:41:41 +00:00 CET

Vaticano.- El Papa dice que es "imposible callar" ante las "imágenes desgarradoras" de los campos de refugiados

ROMA, 28 Nov. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El Papa Benedicto XVI llama la atención sobre la dramática situación que atraviesan muchas personas en los "grandes campos de prófugos y de refugiados, presentes en distintas partes del mundo" y ante las que "es imposible callar", según asegura en su mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado, que se celebrará el próximo 13 de enero.

En particular, resalta la presencia de "muchos niños y adolescentes" entre los grandes grupos de migrantes forzosos, refugiados, prófugos y víctimas del tráfico de seres humanos".

"¿Cómo no pensar que esos pequeños seres han llegado al mundo con las mismas, legítimas esperanzas de felicidad que los otros?" al observar estas "imágenes desgarradoras", se pregunta, recordando que "la infancia y la adolescencia son fases de fundamental importancia para el desarrollo del hombre y de la mujer", por lo que requieren "estabilidad, serenidad y seguridad".

"¿Cómo pueden mirar con confianza hacia su propio futuro?", teniendo en cuenta que "estos niños y adolescentes han tenido como única experiencia de vida los campos de permanencia obligatoria, donde se hallan segregados, lejos de los centros habitados y sin la posibilidad de ir normalmente a la escuela", describe el Pontífice, al tiempo que pide un esfuerzo todavía mayor para acabar con esta situación.

Asimismo, el Papa se detiene en la difícil situación que atraviesan los hijos de inmigrantes en los países de acogida, destacando el papel que juega el sistema escolar en la integración de estos niños y adolescentes.

En este sentido, propone "crear en las aulas un clima de respeto recíproco y diálogo entre todos los alumnos, sobre la base de los principios y valores universales que son comunes a todas la culturas".

Según Benedicto XVI la Iglesia católica debe mirar "con especial atención" la realidad de los inmigrantes, acogiendo a los jóvenes y a los pequeños con sus padres, comprendiendo "sus vicisitudes" y favoreciendo su integración.

Por otro lado, también dirige un mensaje específico a los mismos jóvenes inmigrantes, invitándolos a "construir, con vuestros coetáneos, una sociedad más justa y fraterna, cumpliendo escrupulosamente y con seriedad vuestros deberes con vuestras familias y con el Estado".

NO DEJARSE LLEVAR POR ODIO Y VIOLENCIA.

"Respetad las leyes y no os dejéis llevar nunca por el odio y la violencia. Procurad, más bien, ser protagonistas, desde ahora, de un mundo donde reinen la comprensión y la solidaridad, la justicia y la paz", les pide.

En particular, solicita a los jóvenes inmigrantes católicos a colaborar en "el actual contexto de la evangelización" y difusión del cristianismo, asegurándoles que la Iglesia también les "necesita" y cuenta con su "aportación".

Por último, hace referencia a los estudiantes extranjeros, quienes "a menudo se sienten solos, bajo la presión del estudio, y a veces oprimidos por las dificultades económicas". "Es preciso, igualmente, ayudarles a abrirse al dinamismo de la dimensión intercultural, enriqueciéndose al estar en contacto con otros estudiantes de culturas y religiones distintas", señala.