Venezuela protesta ante Reino Unido tras el intento de grabar el juicio de Leopoldo López con "lentes espía"

Publicado 07/02/2015 5:29:54CET

CARACAS, 7 Feb. (Reuters/EP) -

La Fiscal General de Venezuela quiere que el Gobierno de Reino Unido explique el papel que jugó un diplomático inglés en un intento de grabar en vídeo el juicio contra el líder opositor Leopoldo López usando "lentes espía".

El incidente se produjo la semana pasada en un tribunal de Caracas cuando el padre de López, también llamado Leopoldo, trató documentar en vídeo la audiencia de su hijo. El juez habría prohibido expresamente grabar en la sala con el teléfono móvil.

"Son unos lentes hechos en China que compré por 20 dólares en la tienda online Amazon, no es un instrumento de la NASA", dijo López, refiriéndose a un producto que se anuncia en la web como los "lentes espía".

"Cuando se dieron cuenta, uno de los funcionarios de la corte me sacó del tribunal y dejé caer las gafas cerca de un ciudadano británico que no tenía nada que ver con eso", explicó López a la agencia de noticias Reuters. Sin embargo, el Gobierno de Venezuela sostiene que estaba involucrado.

El incidente del video generó un airado reclamo de la fiscal general. Luisa Ortega pidió a la Cancillería de Venezuela que solicitase una explicación a las autoridades británicas sobre este incidente, que calificó como "irregular".

"Me pregunto, ¿qué hubiese pasado si un funcionario de una embajada de Venezuela en Inglaterra hubiese hecho lo mismo?", dijo Ortega según un comunicado difundido en la noche del jueves.

REINO UNIDO: "NO HUBO IRREGULARIDAD"

La embajada británica en Caracas no divulgó detalles del incidente, pero dijo que no hubo ningún comportamiento incorrecto. "Rechazamos firmemente cualquier sugerencia de irregularidades cometidas por el funcionario", ha dicho el embajador John Saville.

López, un economista educado en Harvard, fue encarcelado por encabezar protestas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro que desataron la violencia en las calles.

Su caso se ha convertido en una causa célebre para la oposición y sus aliados internacionales. Sin embargo, los partidarios del Gobierno ven a López como el autor intelectual de la violencia que dejó un saldo de 43 muertos, incluyendo manifestantes, partidarios del presidente y funcionarios de seguridad.

Fuentes diplomáticas y del Gobierno venezolano han dicho que el funcionario británico involucrado, Matthew Webb, abandonó el país y añaden que probablemente no volverá.

Aunque los medios de comunicación no están autorizados a filmar el juicio, algunos diplomáticos, periodistas y familiares han estado entrando en las sesiones del tribunal en calidad de observadores durante el largo e intermitente proceso.