Publicado 22/10/2021 18:22CET

Von der Leyen rechaza financiar "alambradas o muros" en la frontera de la UE como piden algunos países

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. - Alexandros Michailidis/European / DPA

BRUSELAS, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha querido dejar claro este viernes que no habrá fondos europeos para la construcción de muros en la frontera exterior de la Unión Europea para reforzar el control del tráfico irregular de migrantes, a pesar de que al menos una decena de países así lo pidieron en la cumbre de líderes de la UE en Bruselas.

"Se discutió (...). Se habló de infraestructuras físicas pero fui muy clara respecto a que no habrá financiación de alambradas ni de muros", ha zanjado la jefa del Ejecutivo comunitario en una rueda de prensa al término del Consejo Europeo que ha dedicado cerca de cinco horas a discutir sobre temas migratorios.

El debate ha servido para constatar que persisten las diferencias entre los países de primera línea de entrada, que reclaman mayor solidaridad de sus socios en la acogida de migrantes y más recursos, y aquellos que rechazan esa responsabilidad, como Hungría o Polonia, o los que temen los movimiento secundarios y presionan por una vigilancia más severa en la frontera exterior, como Alemania o Países Bajos.

En este contexto, al menos una decena de países entre los que están Grecia, Hungría, Polonia y Lituania, pero no España, han intentado sin éxito que el texto de conclusiones consensuado entre los líderes recogiera un compromiso específico sobre la posibilidad de financiar a cargo de las arcas comunitarias la instalación de barreras físicas.

Este grupo de países ya lo intentó en una reciente reunión de ministros de Interior de la UE, en donde la comisaria de Interior, Ylva Johansson, dijo comprender que algunos Estados miembro construyeran muros pero dejó claro que ello no ocurriría con fondos comunes.

En este contexto, los jefes de Estado y de Gobierno sí asumen que es necesario destinar más recursos al control migratorio pero apunta otras medidas como destino de los fondos, por ejemplo acciones para contener el flujo en las rutas o con medidas para reforzar la cooperación con los países de origen y tránsito.

Frente a la reciente presión migratoria desde Bielorrusia, Lituania y otros países de la región como Polonia han endurecido el control de la frontera llevando incluso a incidentes graves con migrantes y acusaciones de devoluciones en caliente.

En la cumbre algunas delegaciones han intentado introducir referencias en el texto que han chocado con las salvaguardas en materia de Derechos fundamentales que defendían otros, según fuentes europeas, lo que ha llevado a una frase ambigua que combina la posibilidad de estudiar "cambios en el marco jurídico de la UE" y financiación para las medidas adecuadas, pero acotada a opciones "dentro del Derecho europeo y obligaciones internacionales, incluidos los Derechos fundamentales".

El primer ministro italiano, Mario Draghi, ha confirmado este equilibrio y celebrado que finalmente el documento de conclusiones haya tomado una "dirección completamente distinta" y llevado a eliminar referencias a la financiación de vallas fronterizas, suavizado el empeño en el freno a los movimientos secundarios al expresar que "solidaridad y responsabilidad" han de ir de la mano.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también ha celebrado que el debate sobre la migración se aborde a nivel de líderes porque está siendo "difícil" hallar puntos en común para avanzar en la reforma de la política migratoria y de asilo. También ha recordado que España aboga por "reforzar los instrumentos financieros de cooperación" con países terceros.

ATAQUES DESDE BIELORRUSIA

Los 27 líderes reiteran el compromiso a Veintisiete de "responder en consecuencia" ante los intentos de países terceros de instrumentalizar la migración por razones políticas. "El Consejo condena todo ataque híbrido a las fronteras de la UE", indica el texto antes de advertir de las consecuencias.

En el caso de Bielorrusia, añaden, seguirán respondiendo a los ataques con las medidas previstas, incluida la adopción "con carácter de urgencia" de más sanciones contra personas y entidades.

"Esta claro que varias potencias consideran que la migración se ha convertido en un instrumento de desestabilización de Europea, así que debemos protegernos", ha apuntado el presidente francés, Emmanuel Macron, quien ha añadido que este esfuerzo no debe darse "olvidándonos de nuestros principios".