Publicado 04/08/2021 16:34CET

Abre al tráfico el último tramo de la IV Fase de la GC-3 que une norte y sur de Gran Canaria

Autovía GC-3, último tramo de la IV Fase de la Circunvalación de Las Palmas de Gran Canaria
Autovía GC-3, último tramo de la IV Fase de la Circunvalación de Las Palmas de Gran Canaria - GOBIERNO DE CANARIAS

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Obras Públicas, Transporte y Vivienda del Gobierno de Canarias ha puesto este miércoles en servicio el último tramo de la IV Fase de la GC-3, entre la entrada a Arucas y la costa de este municipio de Gran Canaria, con la que se permite unir norte y sur de la isla sin tener que pasar por Las Palmas de Gran Canaria.

De este modo, esta infraestructura, en la que se han invertido 46,5 millones de euros, pone fin al trazado completo de la Circunvalación a Las Palmas de Gran Canaria que comenzó a construirse en el año 1996.

Al respecto, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que ha estado presente en el acto de apertura de la vía, ha asegurado en declaraciones a los periodistas que esta es una de las infraestructuras viarias "más importantes de todas las islas porque une el norte con el sur, Agaete con Mogán, y no hay que pasar por la capital ni por Arucas, del mismo modo que en distintas fases une lo que es Las Palmas de Gran Canaria con el interior de Gran Canaria", mientras que por la GC-2, a través de la IV Fase abierta, también se une la capital grancanaria con municipios como Moya, Guía o La Aldea.

Por ello, ha señalado que este 4 de agosto es un día "muy feliz para todos" los vecinos de Gran Canaria, ya que esta vía "ha cambiado toda la fisionomía del norte".

En el acto de apertura de esta fase de la circunvalación han estado junto a Torres, el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, y el consejero canario de Obras Públicas, Transporte y Vivienda, Sebastián Franquis, entre otros.

Franquis ha puesto de manifiesto el "papel destacado que juega" esta vía que circunvala a la capital grancanaria, subrayando además que se permite así cerrar "la principal infraestructura viaria en Gran Canaria y también de las islas Canarias, por lo que ha supuesto de impacto económico, con más de 450 millones de inversión en todos estos años, de creación de empleo, de modernidad y de desarrollo económico".

Añadió que se trata de un "ejemplo más del salto significativo" que ha dado Canarias "en los últimos 20 años en cuanto a modernidad, especialmente en infraestructuras viarias".

UNOS 30.000 VEHÍCULOS DIARIOS

En cuanto al proyecto, han explicado sus responsables técnicos que está previsto que el nuevo tramo de la GC-3 entre la costa y Arucas, que enlaza también con el tramo que va hacia Tamaraceite, absorba una media de 30.000 vehículos al día.

Esto evitará que todos estos vehículos que normalmente se dirigen del norte al sur, o viceversa, crucen el casco urbano de Las Palmas de Gran Canaria a través de los túneles de Julio Luengo o por la rotonda del Hospital Doctor Negrín.

Esta nueva vía de tres kilómetros da continuidad al primer tramo de la IV Fase de la Circunvalación, de casi cuatro kilómetros, puesto en servicio en 2016 y que une el barrio de Tamaraceite con la entrada a Arucas. El tramo que hoy se abre al tráfico permitirá a los conductores acceder al casco urbano de Arucas o continuar hasta la costa y enlazar con la GC-2 con una plataforma de cuatro carriles, dos en cada sentido, de forma más cómoda, ágil y segura.

Además, para facilitar los distintos accesos a Arucas y barrios aledaños, la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda ha levantado varias estructuras en este último tramo, tales como un enlace junto al parque de bomberos del municipio, otro enlace que conecta la GC-3 con la GC-2, una pasarela peatonal, un paso elevado que une Trasmontaña con Cardones y una pérgola que distribuye los tráficos que se incorporan desde la GC-2 a la nueva vía.

La apertura de este tramo permite "dar por finalizada la circunvalación pero no así la obra de este tramo", ya que los trabajos continúan en la GC-20 para ampliar los accesos a Arucas. Esta carretera, de un carril para cada sentido en la actualidad, se pretende duplicar para agilizar las entradas y salidas al casco urbano de Arucas para acabar con las retenciones de tráfico que se producen habitualmente en esta vía por su poca capacidad actual.

Por ello, se trabaja en la ampliación de las plataformas de la GC-20 sobre las que irán las nuevas vías y se está preparando un nuevo paso elevado a la altura de Hoya de San Juan y El Charco.

La UTE Acciona-Lopesan ha ejecutado al completo los trabajos de esta IV Fase que en su primer tramo ha supuesto la construcción de cuatro grandes viaductos, siete pasos superiores, cuatro enlaces, un túnel y tres pasarelas peatonales.