La auditoría a CCB Tenerife Sur revela "salvedades" en su gestión financiera

Actualizado 03/11/2007 21:00:07 CET

Las Palmas de Gran Canaria, 3 Nov. (EP/IP) -

La auditoría del 2006 a la empresa pública isleña, Canarias Congreso Bureau Tenerife Sur, S.A. (CCB Tenerife Sur), revela varias "salvedades" en su gestión financiera durante el pasado ejercicio económico, según recoge dicha auditoría hecha pública recientemente en 'La Cuenta General de la Comunidad Autónoma de Canarias del 2006'.

La auditoría a CCB Tenerife Sur, realizada por Peraza y Compañía Auditores, afirma que "la sociedad ha comenzado a amortizar sus bienes de inmovilizado afectos al palacio de congresos, por lo que también ha comenzado a imputar resultados las subvenciones de capital y las obtenidas para préstamos. El criterio establecido por la sociedad para el cálculo del importe a traspasar a resultados del ejercicio no ha sido en proporción a la depreciación experimentada durante el ejercicio por los activos financiados con las subvenciones, sino que se ha aplicado un importe exactamente igual a la cantidad de amortización contabilizada. En nuestra opinión", añade, "el importe del traspaso de subvenciones al resultado del ejercicio figura contabilizado en exceso por importe de 1.342.000 euros, por lo que el epígrafe de Pasivo del balance de Ingresos a distribuir en Varios Ejercicios figura en defecto, y el resultado del ejercicio se muestra en exceso por el citado importe".

La auditoria recuerda que "la sociedad tiene suscrito un préstamo hipotecario a largo plazo por importe de 25.000.000 de euros, avalado subsidiariamente por la Comunidad Autónoma de Canarias. Los ingresos que genera actualmente la Sociedad no son suficientes para hacer frente a las cuotas de amortización, dependiendo para el pago de las mismas de subvenciones de la Comunidad Autónoma de Canarias de las que no existe compromiso suficiente. Las condiciones que se mencionan anteriormente son indicativas de una incertidumbre sobre la capacidad de la entidad para continuar con su actividad en forma que pueda realizar sus activos y liquidar sus pasivos por los importes y según la clasificación con que figuren en las cuentas anuales adjuntas".

La citada auditoría subraya que "de acuerdo con la legislación fiscal vigente, la Sociedad tiene abiertas a inspección todos los impuestos que le son aplicables durante todos los ejercicios no prescritos. Como consecuencia de las posibles diferentes interpretaciones de la normativa fiscal aplicable a las operaciones realizadas por la Sociedad en los ejercicios abiertos a inspección, podrían existir pasivos fiscales de carácter contingente cuyo importe no es posible cuantificar objetivamente".

Concluye diciendo que "la Sociedad, según instrucciones de la Comunidad Autónoma de Canarias, ha iniciado las negociaciones con el Ayuntamiento de Adeje para la disolución de la Sociedad y, posterior traspaso del edificio a Patrimonio del Gobierno, todo ello se realizará tras la adquisición de las acciones al Ayuntamiento de Adeje. Este hecho", apostilla, "es indicativo de una incertidumbre sobre la continuidad de la sociedad en las condiciones de empresa en funcionamiento".