La Cámara respalda el proceso de privatización del agua en la capital insular

Actualizado 14/01/2007 13:00:06 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Delegación de la Cámara de Comercio en La Palma ha respaldado el proceso de privatización del agua anunciada por el consistorio de la capital palmera, "siempre y cuando se adopten criterios que garanticen la calidad, la rentabilidad y el acondicionamiento de las infraestructuras urbanas vinculadas a la gestión del agua".

Para el presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Delegación insular de la Cámara de Comercio, Mauro Fernández Felipe, "Santa Cruz de La Palma sería el tercer municipio palmero que se suma al tren de la privatización de un servicio público que, como el agua, constituye un bien social y puede reportar innumerables beneficios en materia no sólo financiera, sino de empleo y desarrollo sostenible".

El presidente de la Comisión explicó que tanto en Breña Alta como en El Paso, los ayuntamientos han firmado acuerdos con una empresa privada para la gestión y explotación técnica de los servicios de abastecimiento de agua por espacios de tiempo, prorrogables o no, que oscilan entre los 4 y 25 años. Convenios en los que, a su vez, se recogen aspectos como la mejora de las infraestructuras, el incremento las inspecciones y del control de la calidad del suministro o las labores en materia de saneamiento y depuración.

En esta línea, Fernández hizo hincapié en el hecho de que la privatización "no tiene que traducirse en un incremento de los precios de mercado a niveles prohibitivos sino que, por el contrario, debe ir amparada en criterios que garanticen los intereses generales de la población y el sector empresarial".

"Sobre todo", apostilló el presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Delegación, "teniendo en cuenta que desde la captación, potabilización y distribución a través de las redes urbanas, hasta la recogida de retornos en las redes de alcantarillado y su depuración previa al vertido, el ciclo urbano del agua constituye, sin duda, uno de los servicios básicos que vertebra la vida diaria de nuestra comunidad".

Fernández apostó por una administración racional y eficiente que garantice la rentabilidad económica a corto, medio y largo plazo, independientemente del grupo que gobierne en el ayuntamiento de la capital palmera."