Publicado 12/11/2020 11:41CET

Casi la mitad de los niños canarios padecen obesidad o sobrepeso

Sedentarismo, obesidad infantil, consola
Sedentarismo, obesidad infantil, consola - GETTY/IPGGUTENBERGUKLTD - Archivo

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Casi la mitad de los niños canarios de entre tres y ocho años padecen actualmente obesidad o sobrepeso, en concreto, un 44,2 por ciento, cifra superior a la media nacional que se sitúa en el 40 por ciento, según expone Vithas Las Palmas de acuerdo con el Estudio Nutricional de la Población Española publicado por la Sociedad Española de Cardiología (SEC)2.

En el ámbito mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) expone que el número de niños que padecen obesidad en todo el mundo se ha multiplicado por diez en la última década, de tal forma que más de 42 millones de menores de cinco años tienen obesidad o sobrepeso a nivel global, de ahí que califique esta situación como una epidemia mundial.

El sobrepeso y la obesidad son enfermedades que están relacionadas con un exceso de grasa corporal debido a la ingesta irregular de calorías y su deficiente gasto. En este sentido, el jefe del servicio de Pediatría de Vithas Las Palmas, Francisco Domínguez, subraya que la obesidad y el sobrepeso infantil "se deben principalmente al descenso de la actividad física entre los más pequeños, que pasan más tiempo delante de las pantallas de tablets, ordenadores o videojuegos y no haciendo ejercicio o jugando en el parque".

Así, Domínguez señala que los más pequeños deben realizar ejercicio físico durante, al menos, 60 minutos al día, y advierte de que la obesidad "no es un problema estético, sino un verdadero riesgo" para la salud en la infancia, ya que genera otras patologías como "colesterol, diabetes tipo 2, problemas cardiovasculares", entre otros, según informó Vithas Las Palmas en nota de prensa.

Además, matiza que el haber sufrido obesidad en la infancia "incrementa las posibilidades de padecerla también en la edad adulta", por lo que implica también "un mayor riesgo de sufrir otras enfermedades, además de varios tipos de cáncer".

SUBIDA DE PESO

Por otro lado, señalan que la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha supuesto que los menores no hayan podido practicar deporte o jugar al aire libre, y en este sentido la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) estima que la población infantil en España habrá subido de media un 5 por ciento sobre su peso durante el confinamiento.

En este sentido, subrayan que cuando finalicen las restricciones de movilidad "es fundamental" que los pequeños practiquen actividades que "fortalezcan su capacidad aeróbica, además de potenciar su musculatura y su estructura ósea como mínimo tres veces por semana".

De todos modos, para combatir la obesidad en la infancia resaltó que "es necesario promover una dieta rica y variada en la que el consumo de grasas, especialmente de origen animal, sea moderado". En este sentido, señala que se debe acostumbrar a los más pequeños a realizar cinco comidas al día con el fin de distribuir la ingesta de calorías en base al desarrollo de actividades y necesidades funcionales del organismo.

Así, Domínguez explica que una dieta equilibrada para niños debe estar compuesta entre un 50 y 60 por ciento por carbohidratos, entre un 10 y 13 por ciento en proteínas, así como entre el 30 y 35 por ciento restante en grasas.

Además debe de contar con el aporte necesario de fibra, vitaminas y minerales, tales como calcio, hierro, magnesio o fósforo, entre otros. En este sentido, dijo que los menores deben consumir hasta cuatro raciones de carbohidratos repartidas en las diferentes comidas, a excepción de la cena, así como otras tres raciones de proteínas y lácteos que les aporten los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Por último, indicó que los niños tienen que acostumbrarse a tomar hasta cinco piezas de frutas y verduras al día; mientras que en el consumo de grasas saludables recomiendan ingerir dos raciones diarias de frutos secos y aceite de oliva, al tiempo que invita a reducir la ingesta de alimentos procesados y azucarados a una vez por semana.

Para leer más