Actualizado 13/03/2007 17:51 CET

La comisión de Turismo aprueba el proyecto de la ley del transporte marítimo

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

La comisión de Turismo del Parlamento regional aprobó hoy el proyecto de la Ley de Ordenación del Transporte Marítimo de Canarias tras votar cinco enmiendas presentadas por todos los grupos. El órgano parlamentario sólo aprobó una sola corrección propuesta por el Partido Socialista Canario (PSC), que ante la negativa de Coalición Canaria (CC) a apoyar sus otras dos enmiendas, optó por retirarlas. El Partido Popular (PP) y el Grupo Mixto obtuvieron el rechazo de sus correcciones pero todos los grupos respaldaron el texto de la iniciativa legislativa, que ahora irá a pleno para su definitiva aprobación.

La enmienda socialista aprobada se refiere a la extensión del plazo a 30 días, en vez de los 15 días previstos antes, para que los operadores marítimos presenten una comunicación a la Administración canaria cuando dejen de prestar un servicio regular entre las islas. El diputado socialista Julio Cruz defendió la idea de que la ampliación de plazo "va en beneficio del propio Gobierno, quien podrá tomar acciones ante el anuncio, y de los usuarios, que podrán prever las consecuencias del cambio con mayor antelación".

En cambio, los socialistas fracasaron al intentar ampliar de 15 a 30 días el plazo para que las empresas de transporte marítimo notifiquen el inicio de su actividad. La oposición de CC para respaldar la propuesta motivó que el PSC retirara su enmienda. Los socialistas también retiraron una enmienda que pretendía incluir entre los requisitos para que las empresas marítimas puedan operar en el archipiélago que acrediten la ausencia de deudas con la Seguridad Social y con la Administración canaria.

El diputado nacionalista José Miguel Barragán mostró su rechazo a la corrección del PSC al alegar que la medida resulta "inconveniente" porque "el Gobierno de Canarias no concede nada aquí y tampoco existe un contrato que vincule a las empresas con el Ejecutivo". En cuanto a la Seguridad Social, "Canarias no puede pedir más requisitos para operar que los que imponga la Unión Europea (UE) porque de lo contrario, atentaría contra el libre ejercicio de la actividad".

La enmienda rechazada al PP, que su portavoz, Jorge Rodríguez, adelantó que mantendrá para volverla a defenderla en el pleno, se refería a la supresión de un apartado del artículo que regula la prestación del servicio de las empresas marítimas, al considerar los populares que las restricciones contempladas atentaban contra la libertad de actuación de esos operadores. Barragán recordó que ese apartado ya había sido 'suavizado' al sustituir la palabra "restringida" por "moderada". La enmienda fue rechazada por todos los demás grupos.

La corrección propuesta por el Grupo Mixto se refería a las obligaciones de servicio público. Su objetivo era introducir un apartado referido a la necesidad de que cada isla contara, "al menos, con una línea" de comunicación diaria". El diputado socialista Julio Cruz alegó que el cambio sugerido era "contraproducente, pues puede llevar al Estado español y a la UE a pensar que las obligaciones de servicio público sólo contemplan una comunicación diaria entre las islas, cuando lo propio es que sean más de una por día".