Actualizado 08/01/2007 21:11 CET

El empresario asociado a Salamanca afirma desconocer si este disponía de información privilegiada del concurso eólico

LAS PALMAS (EUROPA PRESS)

El empresario Manuel Javier Vega compareció hoy ante la comisión eólica en relación con la aparición de su nombre en un listado de un correo electrónico distribuido, supuestamente, desde el ordenador del ex director general de Industria, Celso Perdomo, el 7 de agosto de 2004. El e-mail estaba dirigido a los también empresarios Daniel Fernández de Salamanca, con quien Vega presentó tres proyectos al concurso eólico convocado por el Gobierno canario y Wilebaldo Luis Yanes. Vega afirmó desconocer si Fernández disponía de información privilegiada en relación al concurso eólico, quien está acusado en la causa judicial abierta sobre el concurso eólico, precisamente, de haber accedido a información de ese tipo.

Vega indicó que su relación con Fernández se limitó a la que surgió a raíz del propio concurso eólico "porque Fernández disponía de la experiencia tecnológica necesaria y ya había montado parques eólicos antes". "No éramos socios", repitió Vega en varias ocasiones. "No habíamos constituido una UTE; simplemente firmamos un preacuerdo para realizarla en caso de que alguno de los tres proyectos saliera adelante".

Vega aclaró que sí conocía al otro destinatario del correo electrónico, Wilebaldo Luis, pero negó haber conversando con Perdomo en relación al concurso eólico. "Pudimos haber coincidido y haber hablado de otros asuntos pero no del concurso eólico". El empresario negó haber conocido las bases del concurso antes de su publicación. "Mientras que las bases premiaban el suelo público, los tres proyectos con que me presenté estaban en suelo de titularidad privada", explicó.

Además, Vega ratificó que los tres proyectos con que se presentó al concurso eólico junto con Fernández en Fuerteventura y Gran Canaria fueron elaborados por la firma Ingeniería Técnica Canaria, propiedad de José Francisco Henríquez, que también es uno de los imputados de la denominada 'trama eólica' acusado por tráfico de influencias.

Aunque Vega admitió que el hecho de que su nombre apareciera en el polémico correo electrónico, eludió pronunciarse sobre el asunto. Se limitó a exponer que no acudió a los tribunales "ni a ninguna otra instancia" para averiguar por qué su nombre estaba en ese listado.