La historia de la música canaria centrará los Nocturnos de Verano del Museo de Historia y Antropología de Tenerife

Publicado 18/06/2015 10:48:23CET
Chácaras canarias
CEDIDO POR CABILDO DE TENERIFE

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Museo de Historia y Antropología de Tenerife ha programado para los días 19 y 20 de junio, a partir de las 21.00 horas, una nueva edición de Nocturnos de Verano, según informa el Cabildo, que gestiona el recinto, en una nota de prensa, en la que agrega que en esta ocasión estará dedicado a la historia de la música canaria.

Así, se trata de una actividad cultural que se organiza coincidiendo con cada estación y que en esta ocasión se desarrolla bajo el título '¡Música...maestra!', y en la que participará la artista canaria Fabiola Socas.

Con esta celebración se pretende dar a conocer, entre otras cosas, buena parte de la colección de instrumentos que conserva este recinto entre sus fondos. Para esto contará con la colaboración de Fabiola Socas, quien arrancará sonidos a algunos de ellos. De igual modo, habrá tiempo, como en otras ocasiones, para la narración, para la instrucción y para la música.

Por su parte, el Cabildo destacó que son muchos son los autores que hablan de las manifestaciones musicales de las antiguas poblaciones que habitaban el archipiélago antes de la llegada de los españoles. Se enumeran una serie de instrumentos de carácter muy primitivo de los cuales ninguno ha llegado hasta nuestros días.

Aquí, se hace alusión a membranófonos como algunos tambores y variantes de panderos y a idiófonos entrechocados, sonajas, etc. Los ritmos y géneros interpretados han sido estudiados por los especialistas que detectan reminiscencias prehispánicas en algunas de las variantes folclóricas que perduran en las islas.

A raíz de la colonización se introducen otras variedades de instrumentos de la familia de los cordófonos y aerófonos, así como nuevas modalidades de membranófonos más complejos que los usados por las poblaciones nativas.

La gran mayoría de ellos, sobre todo los usados en la música culta, han desaparecido o evolucionado en otros instrumentos que perduran, en algunas ocasiones, en la música popular. Tambores y bombos, panderetas y panderos o sonajos, castañuelas y chácaras, pitos y flautas, guitarras, laudes y timples sobreviven, la mayoría de las veces, en la música del pueblo llano, aunque las fronteras entre las dos modalidades de música aludidas son cada vez más difusas.