Publicado 06/07/2020 18:37:21 +02:00CET

Nicolás Dorta ahonda en la vida interior con el libro de relatos 'Las zonas comunes'

Nicolás Dorta, autor de 'Las zonas comunes'
Nicolás Dorta, autor de 'Las zonas comunes' - CEDIDA POR EL AUTOR

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El escritor, periodista y profesor de Filosofía Nicolás Dorta presenta el próximo viernes en el auditorio de Guía de Isora (Tenerife) 'Las zonas comunes' (Franz Ediciones 2020), un libro de relatos que explora, con un lenguaje preciso, la condición humana.

Dorta, que estará acompañado en la presentación de su primer libro por Alejandro Krawietz, coordinador de la biblioteca de Guía de Isora y poeta, añade que la obra ahonda en los "lugares interiores" que cada uno transita y reconoce y le interesa "mirar por qué" se hace lo que se hace, así como "el asunto de las expectativas, la resignación ante la posibilidad de cambiar, la culpa".

Asimismo, señala que este trabajo se desarrolla sobre un territorio como el insular, que a juicio del escritor está "depredado, pues ha crecido por arriba de sus posibilidades".

El joven narrador ya prepara nuevo material literario y afirma que en algunos de estos relatos "pese a cierta soledad existencial o tristeza", también existe un elemento de "posibilidad de vida", de que "las cosas vayan a mejor".

En el relato 'La grieta', por ejemplo, "entre ese hueco nace el milagro de la vida, un nido de pájaros, ajeno a los problemas humanos, pero lleno de belleza, algo que todos buscamos, que nos hace estar mejor".

'Las zonas comunes' (Franz Ediciones 2020) incluye un epílogo de la escritora Almudena Sánchez, cuyo libro 'La acústica de los iglús' (Caballo de Troya, 2016), también de relatos, acumula varias ediciones y se ha reeditado recientemente en Argentina.

"Normalmente corrijo mucho hasta el punto de ser un poco obsesivo. Hacer un cuento, acabarlo, requiere paciencia y dejarlo madurar, si cabe decirlo así", sostiene el narrador.

En esa línea, apunta que "escribir la idea principal es casi una ráfaga, un impulso", y lo anota casi de corrido. "Luego, cerrar un cuento cuesta, sobre todo cuando no sabes donde te va a llevar, como muchas veces me ocurre", concluye.